El cuatro veces campeón mundial de rally, Sebastien Ogier, ha probado un coche de Fórmula 1 por primera vez con Red Bull y lo describió como un sueño hecho realidad.

Con Ayrton Senna siendo su héroe de la infancia, Ogier siempre quiso probar un coche de F1.

Anteriormente, los contratos de fabricante con Volkswagen y Citroen lo han excluido. Pero ahora conduciendo para el equipo privado M-Sport, Ogier pudo tomar el volante del Red Bull.

“Fue impresionante y, por supuesto, un gran descubrimiento”, dijo.

 “Era tan diferente a lo que he conducido antes. Para que un piloto de carreras se divierta hay que ser rápido y un coche de Fórmula 1 es el más rápido que puedes conducir, así que por supuesto, todos los pilotos de carreras quieren sentir esto un día”, dijo.