FOTO: Roush Fenway Racing/NBC

Ryan Newman terminó noqueado y con una magulladura en el cerebro, a raíz del accidente que sufrió en la última vuelta de las “500 Millas de Daytona”.

Este miércoles, el estadounidense habló por primera vez desde lo ocurrido el 17 de febrero pasado, cuando se encaminaba a la victoria en la carrera más importante de Copa NASCAR.

En entrevista exclusiva para la revista matutina “The Today Show”, Newman describió su secuela que aún lo mantiene al margen de las pistas, calificándola de “un milagro en muchos niveles”.

“Es básicamente como un cerebro con moretones. Toma tiempo para curarse”, afirmó. “Terminé noqueado. Hay un punto en el que no recuerdo una parte de la carrera, y en realidad me siento tan afortunado. En muchos niveles, me siento muy afortunado”.

“Miras el accidente y piensas que fue espectacular de una manera mala, pero si ves el auto después, piensas que todas las cosas que pasaron para que yo esté sentado aquí”.

Newman, piloto de Roush Fenway Racing, estuvo en estado crítico la noche del accidente, pero de manera milagrosa no sufrió heridas que pusieran en riesgo su vida. Dos días más tarde, se le dio el alta médica del Centro Médico Halifax de Daytona.

Fue apenas el fin de semana pasado cuando regresó al paddock de NASCAR, en la ronda celebrada en Phoenix, aunque no ofreció muchas declaraciones.

“La cápsula estaba comprometida”, detalló. “Todas esas soldaduras se mantuvieron juntas, por lo que los chicos del taller hicieron un trabajo increíble”.

“Todas las cosas que sucedieron que me mantuvieron aquí. Me pegó por detrás un auto (Ryan Blaney) que iba a 305 kph, y me empujó hacia atrás, pero luego él (Corey LaJoie) me empujó hacia adelante (con el segundo impacto)”.

“De hecho, su auto golpeó mi asiento. Hubo muchas cosas que sucedieron se alinearon. Los ángeles se alinearon y sostuvieron un agarre muy bueno con sus manos”.

Newman aún no tiene un tiempo estimado para volver a las pistas, aunque está determinado a hacerlo. Por lo pronto, Ross Chastain se mantiene como su reemplazo en el auto No. 6.

“Ha sido un poco doloroso estar fuera del auto de carreras. No estar haciendo lo que he hecho por tantos años… he hecho esto desde que tenía cuatro años y medio, esto es quien soy”.