FOTO: Galstad/Acura

Juan Pablo Montoya y Dane Cameron sellaron el título del IMSA-SCC, en la categoría DPi, mientras Action Express Racing dominó las “10 Horas de Petit Le Mans”.

El colombiano y el estadounidense se alejaron de los problemas durante todo el recorrido, con la misión de completar el recorrido en alguna de las ocho primeras posiciones. Pese a quedar con una vuelta de desventaja, y aprovechando los problemas de otros rivales, el Acura No. 6 de Team Penske cruzó la meta en cuarto, al escalar dos sitios en la última hora.

VER: Resultados

En un año en el que lograron tres victorias, siete podios y completaron el recorrido en todas las carreras, Montoya aseguró su primer título internacional en 20 años, en un palmarés que incluye siete Grandes Premios de Fórmula Uno y dos Indy 500 ganadas. Para Cameron es el tercer título en la categoría, luego de los obtenidos en 2015 (GTD) y 2016 (Prototipos).

Action Express fue el equipo a vencer. Mientras el No. 31 de Whelen Engineering consiguió la PP, dominó al principio y no bajó de la parte alta del pelotón conforme la tarde transcurrió, el prototipo No. 5 de Filipe Albuquerque, Joao Barbosa y Mike Conway encabezó la segunda mitad del recorrido, tras superar al Mazda No. 77.

Cierra Whelen/Action Express con victoria (FOTO: IMSA)

Sin embargo, una falla en la pastilla de su freno delantero izquierdo en su Cadillac DPi obligó al No. 5 a detenerse en fosos a 19 minutos del final, entregándole el triunfo a sus coequiperos, Felipe Nasr, “Pipo” Derani y Eric Curran, que adelantaron al Mazda No. 77 en la última ronda de detenciones.

Con el No. 31 terminando el año con triunfo, se adjudicó la Copa de Resistencia, al sumar la mayor cantidad de unidades en los cuatro eventos más largos del año.

Cadillac se agenció el 1-2, ya que el No. 10 de Wayne Taylor Racing finalizó como escolta, después de una jornada sigilosa. El Penske No. 7 de Ricky Taylor, Helio Castroneves y Graham Rahal, se repuso de una sanción temprana para completar el podio.

Porsche también protegió sus intereses en el panorama de la división GTLM. Con su quinta ubicación, el equipo No. 912 de Earl Bamber y Laurens Vanthoor sellaron el título.

Risi Competizione, con la tripleta de James Calado, Alessando Pier Guidi y Daniel Serra, fueron los vencedores con su Ferrari 488, tras combatir a Chip Ganassi Racing a lo largo de la jornada. El programa de Ford GT se despidió con un segundo sitio, cortesía de Ryan Briscoe, Richard Westbrook y Scott Dixon.

Tom Blomqvist, Connor De Phillippi y Colton Herta ocuparon la tercera casilla con BMW, y Chevolet tuvo a Jan Magnussen, Antonio García y Mike Rockenfeller como mejor representante, al llegar cuarto en la jubilación del modelo C7.R.

El Riley Motorsports No. 33 parecía encaminarse a la Copa de Resistencia en la clase GTD al marchar en primer puesto, hasta que el Mercedes AMG GT3 se quedó sin combustible en la última vuelta, con lo que le regaló el triunfo al BMW M6 No. 96 de Turner Motorsport, con Robby Foley, Bill Auberlen y Dillon Machavern.

Esta escuadra fue oponente principal de Meyer Shank Racing, que requirió tomar la bandera verde para que Mario Farnbacher y Trent Hindman amarraran el título de pilotos, aunque el radiador de su Acura NSX se dañó por escombros al acercarse a la mitad del recorrido y abandonaron.

Auberlen, quien llegó a 60 victorias en IMSA, y Foley se quedaron con el subcampeonato, al aventajar en los criterios de desempate a Zacharie Robichon, quien culminó tercero con el Porsche No. 9, detrás del Audi No. 29 de Montaplast.

Ninguno de los dos inscritos en la categoría LMP2 completó el recorrido, aunque Matt McMurry y el No. 52 de PR1 Mathiasen fueron los monarcas generales y el No. 38 de Performance Tech, con Cameron Cassels y Kyle Masson, hicieron lo propio en la Copa de Resistencia.