Zak Brown, director ejecutivo de McLaren, admitió en Montreal que el equipo tenía planes de respaldo para 2018 si las fallas de Honda continúan en la segunda mitad de su tercera temporada de vuelta en la Fórmula Uno, después la escuadra perdió el que habría sido su primer punto de la temporada por una falla en el motor de Fernando Alonso.

El director de carreras, Eric Boullier, calificó el suceso como “claramente no suficientemente bueno” después de la carrera, la crítica pública más fuerte de McLaren a su socio de motor.

Cuando se le preguntó si la crítica más reciente de la gerencia de McLaren tenía la intención de enviar un mensaje a la junta directiva de Honda, Brown dijo: “Creo que fue importante que habláramos este fin de semana, fue la primera vez que McLaren presentó sus puntos de vista. No quiero repetirlo y no creo que el fracaso de Alonso cambie nada, sólo refuerza nuestra posición”.

El líder del proyecto F1 de Honda, Yusuke Hasegawa, reconoció que las actualizaciones de fiabilidad no funcionan en la pista y no sabe por qué.