Foto: Cortesía Lotus

Se trata del modelo más avanzado y radical de Lotus que comenzará a fabricarse en 2020 y del que producirán máximo 130 ejemplares. Es un deportivo biplaza con cuatro motores eléctricos y una potencia brutal anunciada de 2,000 caballos. Cada motor eléctrico servirá para mover una rueda, los cuales son independientes entre sí, pero están gestionados por una misma computadora para optimizar el reparto de fuerza en función de las condiciones del camino y el manejo. Se alimentan de una batería de iones de litio de 70 kWh, con la que el Evija puede circular hasta 400 km entre recargas.

Foto: Cortesía Lotus

En un punto de carga de 350 kW (los más potentes del mundo, todavía muy escasos), Lotus estima que se puede recuperar 80% de la batería en apenas 12 minutos y en seis más el 100%. Ésta viene preparada para recibir recargas de hasta 800 kW, aunque no existe aún un punto de carga con esas características. Cuando los haya, recargarlas será tan veloz como lo es echar gasolina al auto hoy en día.

Foto: Cortesía Lotus

La batería está colocada detrás de los asientos y es visible desde el exterior a través de un vidrio transparente. Su posición en el coche ha sido estudiada para favorecer el mantenimiento y reemplazarla por otra con diferentes características; una optimizada para usar en circuito, por ejemplo. Su sistema de refrigeración y el módulo que controla su descarga permite conducir el Evija a fondo sin pérdida de rendimiento, al menos durante siete minutos.

Foto: Cortesía Lotus

Los valores de aceleración proporcionados por Lotus son asombrosos:

De 0 a 100 kph en menos de tres segundos;

De 0 a 200 en menos de seis;

De 0 a 300 kph en menos de nueve.

Para contextualizar esas cifras basta recordar que un Bugatti Chiron de 1,500 caballos necesita 13.6 segundos para llegar a 300 kph desde la inmovilidad; sin embargo, lo que no es tan sorprendente es el dato de velocidad máxima que se queda en torno a 320 kph.
El sistema propulsor ha sido desarrollado en colaboración con la empresa Williams Advanced Engineering que participa en categorías como la F1 y Fórmula E.

Foto: Cortesía Lotus

El peso total del Evija en la configuración más ligera es de “apenas” 1,680 kilogramos, muy ligero para tratarse de un vehículo eléctrico. Este peso tan reducido se consigue, en parte, gracias a un chasis monocasco de fibra de carbono de 129 kilogramos y a unos rines fabricados con magnesio de 20” delante y 21” detrás (las llantas son Pirelli Trofeo R diseñadas específicamente para este modelo).
El sistema de frenos lo provee el especialista AP Racing y cuenta con discos de freno carbonocerámicos.

Foto: Cortesía Lotus

Tiene cinco modos de conducción: Range, City, Tour, Sport y Track (el mando selector está en el volante). Con ellos se cambia, entre otras cosas, el funcionamiento de algunos elementos aerodinámicos de la carrocería, por ejemplo el spoiler posterior que cuenta con un sistema parecido al alerón trasero móvil (DRS, por sus siglas en inglés) que usan los autos de F1.
Se trata de una pieza activa que, según su posición, opone más o menos resistencia para favorecer el agarre en curva o la velocidad en recta. La configuración de este sistema, aunque varía con los modos de conducción, puede ser controlada por el conductor en cualquier momento con un botón en el volante.

Foto: Cortesía Lotus

La suspensión utiliza amortiguadores DSSV de Multimatic, como los que monta el Ford GT. Estos se caracterizan por tener una capacidad mayor para mantener sus propiedades bajo uso extremo que los amortiguadores tradicionales de tubo y por su facilidad para ser ajustados a las características deseadas.

Foto: Cortesía Lotus

No tiene espejos retrovisores, sino tres cámaras (dos en los laterales y una en la parte final del techo) que muestran la imagen que captan en tres pantallas que hay en el habitáculo. El sistema de iluminación desarrollado por Osram consta de faros láser para bajas y altas.

El Evija se fabricará en Norwich, Inglaterra. Uno de los motivos por los que se ha decidido que no se harán más de 130 unidades es porque este vehículo es el Tipo 130, según la nomenclatura de la firma desde su inicio.

VÍCTOR ORTIZ