FOTO: James Moy/Force India

El año nuevo en la Fórmula 1 trae consigo una serie nueva de cambios técnicos en los monoplazas, cuya finalidad es mejorar el espectáculo durante sus Grandes Premios.

La modificación más visible serán los alerones delanteros, los cuales deberán tener menos elementos y más amplitud para generar menor sensibilidad cuando enfrenten la turbulencia y minimizar la dificultar de perseguir de cerca a otro coche.

Durante el invierno, las escuderías han trabajado en desarrollar las partes nuevas. Red Bull Racing, por ejemplo, reporta que la inversión hecha en los cambios se estiman en 15 millones de euros, pero con resultados variados y, quizá, lejos de lo esperado.

“Tenemos los mismos datos (aerodinámicos) que el verano pasado”, comentó el Dr. Helmut Marko a Autosport. “Para el tiempo en el que lleguemos a Melbourne, probablemente estaremos mejor que eso, aunque hay una base buena para discusiones entre Mercedes, Ferrari y nosotros”.

FOTO: Charles Coates/Getty Images for Red Bull Content Pool

Y es que los equipos han anticipado que el enfoque principal en la primera parte del Mundial radicará en desarrollar los autos para recuperar la carga aerodinámica perdida con los cambios, por medio de componentes más simplificados, lo que implica múltiples experimentos de “prueba y error”.

Aunque los conjuntos principales tienen un margen mayor de maniobra, en función de sus prestaciones, otras como Racing Point, que atravesó un proceso de cambio de propietario en el verano, indicó que las simulaciones iniciales produjeron vueltas más lentas, advirtiendo que existe un riesgo de que no se noten las diferencias en el comportamiento de las máquinas.

“Ha sido un golpe grande”, comentó Andy Green, jefe técnico de la escuadra en la que milita Sergio Pérez, a Autosport. “Y cuando lo colocamos primero en el túnel hace algunos meses, estamos hablando de algunos segundos de tiempo de vuelta (de déficit ante el modelo anterior), y un auto pobremente balanceado. Fue el resultado peor posible”.

“Nosotros, como los demás, hemos estado intentando arrastrar nuestro camino fuera del hoyo al que brincamos con estas reglas nuevas. Es significativo y no está a la altura de un cambio completo de auto, pero está muy cerca”.

Con las primeras pruebas de pretemporada en el horizonte, ¿funcionarán los cambios implementados?