El recién coronado campeón mundial se refirió a defenderse de un Ferrari fuerte, con dos campeones mundiales en Vettel y Kimi Raikkonen, y un renaciente Red Bull como una razón clave para hacer este título “definitivamente” el más difícil de ganar.

“Es genial tener a los equipos peleando. Se pudo ver en la práctica, a los primeros seis dentro de la misma décima peleando por la PP. Creo que es genial. Necesitamos más de eso. Nos lleva más al límite, lleva los autos más al límite y eso es lo que más nos entusiasma en el deporte”, dijo Lewis.

El jefe de automovilismo de Mercedes, Toto Wolff, agregó: “Tuvimos bastantes altibajos -un automóvil nuevo, neumáticos nuevos- y aceptar que ésta es la realidad ahora. Para progresar, fue difícil para el equipo y nos sacó el máximo partido”.

Hamilton se hizo eco de ese sentimiento, y agregó: “A todos nos ha encantado ese desafío. Cada individuo en el equipo realmente ha elevado su juego. Al ir a la fábrica, pienso ‘¿por qué sigues aquí a las 7 p.m. o a las 8 p.m.?’ A veces es más tarde. Y tienen la actitud de ‘Tengo un campeonato para ganar’”.