Crédito: Axel Camacho

Este viernes, durante la ceremonia México Siglo XXI –evento realizado por la Fundación Telmex Telcel para jóvenes becarios, en el Auditorio Nacional– Sergio Pérez compartió recuerdos de su trayectoria como piloto de Escudería Telmex, el camino que siguió hasta la Fórmula 1, el accidente más fuerte que ha tenido en el Gran Circo y su opinión acerca del GP de México. 

Junto al Lic. Carlos Slim Domit, y ante cerca de 10 mil espectadores, el piloto tapatío recordó los inicios de su carrera en los karts a lado de su padre, los obstáculos a los que se enfrentó, el apoyo por parte de Escudería Telmex –la cual desde 14 años tenía la intención de incursionar en F1–, la manera en la que en su primera carrera, debido a la falta de dinero, tuvo que dormir junto a su padre en un auto rentado para llegar a la pista y cómo Carlos Slim no tuvo una primera buena impresión del ex dueño de Force India, Vijay Mallya.

Crédito: Axel Camacho

La entrevista, o más bien plática entre colegas, dio un giro cuando le preguntaron a “Checo” acerca de su accidente en 2011 con el equipo Sauber cuando salió disparado contra las bardas de Mónaco. Narró que el impacto fue a más de 300 kph y que quedó inconsciente, durante 20 minutos todos en el circuito estaban a la espera de noticias del tapatío, cuando finalmente lo trasladaron al hospital donde permaneció dos días.

El Auditorio Nacional contuvo el aliento con su historia; sin embargo, estallaron los aplausos luego de que Pérez asegurara que no tiene miedo de subirse a un auto de carreras, porque sabe que siempre existe un riesgo. 

Las ovaciones continuaron cuando Sergio describió que a pesar conocer diferentes pistas alrededor del mundo, no hay otro como el GP de México. Él describe que la afición, organización y ambiente que se genera en el fin de semana es indescriptible y que le llena de orgullo que éste sea reconocido como el mejor evento de F1; a lo cual también concedió el Lic. Slim. Ambos reiteraron su deseo porque el la carrera se quede en el país por muchos años más.

Pérez finalizó describiendo que no hay sentimiento inigualable al ver la bandera mexicana izada en el podio, lo que los presentes en el recinto de contestaron con fuertes aplausos. El piloto de 28 años aseguró que no se dará por vencido y que aún queda un largo camino por recorrer.