FOTO: Mercedes AMG F1 Team

Valtteri Bottas arrancará la última fecha del Mundial 2019 de Fórmula Uno en el final de la parrilla de salida, ya que tendrá una unidad de potencia completamente nueva para este fin de semana.

El finlandés se retiró de la última carrera, realizada en Brasil, a causa de un problema en su unidad, que fue producto del consumo alto de aceite.

El propulsor dañado fue trasladado de regreso a las instalaciones de Mercedes en Brixworth, Reino Unido, para verificar si podía volver a usarse, pero se descubrió que ya era inutilizable.

Con los otros motores usados en el máximo de su millaje y sin poder completar el Gran Premio de Abu Dabi sin problemas, el equipo no tuvo más remedio que traer una planta motriz fresca, hecho que se confirmó este jueves. Por ello, sancionará arrancando la competencia en última posición.

Mercedes indicó en Interlagos que no estaba seguro sobre la causa de la falla eventual.

“Sabemos que habíamos elevado el consumo de aceite durante la carrera que se escapó muy bruscamente, muy bruscamente, alrededor de media vuelta antes de que lo viéramos expirar”, aseguró James Allison, Director Técnico de la agrupación.