William Storey (FOTO: Autosport)

William Storey ya no está asociado con Rich Energy, empresa que además cambiará su nombre a Lightning Volt.

El directivo había estado en disputa con los accionistas de la compañía desde el miércoles pasado, cuando anunció en Twitter que el patrocinio con la escudería Haas de Fórmula Uno,firmado en octubre del año anterior, había finalizado.

Horas más tarde, los socios declararon que el acuerdo seguía vigente, y trataron de arrebatarle el control a Storey, quien a su vez continuaba insistiendo, a través de la cuenta de Rich Energy en Twitter, que todavía estaba a cargo y no podía ser eliminado.

Después de una serie de publicaciones contradictorias, su salida se confirmó en un comunicado, a través de la cuenta de Rich Energy, al mediodía de México, indicando que “vendió su participación mayoritaria en la entidad legal de Rich Energy Limited. Esta decisión se llegó de mala gana debido a la conducta duplicada de las minorías”.

Información presentada en Companies House, órgano que regula los registros de las compañías de Reino Unido, confirmó que el nombramiento de Storey como director se había cancelado, al igual que el de su colega Zoran Terzic. Además, Storey ya no era “una persona con un control significativo” de la firma de bebidas.

Matthew Kell será su reemplazo, además de tomar la función de director. Los documentos oficiales indican que Kell ahora posee más del 75% de las acciones, “directa o indirectamente”.

Por otro lado, durante la mañana, la dirección oficial de Rich Energy se cambió de la base de Storey, ubicada en Richmond, a una compañía de Londres llamada “The BDG Group”. Poco después, se registró una segunda parte del papeleo que omitió el nombre de la sociedad, pero que a su vez conservaba la misma dirección de Notting Hill.

La participación de BDG en Rich/Lightning Volt aún no está clara; no obstante, su sitio de internet dice que “como los practicantes principales de insolvencia sin licencia del Reino Unido, ofrecemos una alternativa genuina a nuestros clientes que le brindará una factura de salud limpia hacia adelante, su reputación será intacta, y nos ocuparemos de todos los problemas pendientes”, como el conflicto legal que enfrenta con la empresa Whyte Bikes.

Haas no ofreció una postura a lo largo de este martes.