FOTO: Renault F1 Team

El inicio de la etapa de Daniel Ricciardo con Renault ha sido tan difícil como lo esperaba, pero continúa entusiasmado con el proyecto a plazo largo con la fábrica francesa.

El australiano no accedió a la tercera etapa de las calificaciones en las dos primeras rondas del Mundial de Fórmula Uno, además de que las circunstancias de esos Grandes Premios (una alcantarilla que le dañó su auto en Melbourne y una falla en su unidad de potencia en Bahrein) le impidieron sumar unidades.

Mientras la fábrica de Enstone se enfoca en solucionar sus problemas de confiabilidad, el ganador defensor del GP chino está confiado en poder adaptarse a un vehículo que, si bien es inferior al que manejaba antes en términos de desempeño, ha tratado de maximizar, con todo y los errores que implican este esfuerzo.

“Ciertamente estoy llegando ahí, en términos de extraer el máximo y estar más cómodo. Estas cosas toman tiempo, pero es bueno nivelar esos detalles hacia adelante”, expresó. “Estaremos ahí pronto y seguro, y estoy confiado en que nos dirigimos a la dirección correcta”.

“Mostramos signos de eso durante el fin de semana (en Bahrein), yendo desde la lucha del viernes, seguido por una mejora el sábado a estar en y entre ello el domingo. El auto claramente tiene ritmo, pero para mí, se trata de encontrarlo todo. Siento que hay mucho más por venir”.

Después de varios años pilotando los coches de Red Bull Racing, que mostró superioridad sobre Mercedes y Ferrari en algunas sedes del Mundial, Ricciardo ahora cuenta con prestaciones que, si bien conllevan bondades de una fábrica oficial, han tardado en alcanzar un rendimiento similar en áreas diversas.

Incluso, tanto él como Nico Hulkenberg afirma que en cuanto a la resistencia a elementos como los “lavaderos” y elementos aerodinámicos, aún existen cuestiones por corregir. No obstante, Ricciardo espera que sus fortalezas como el alcance de los motores le ayuden a destacarse en el circuito en el que logró una de sus últimas victorias con la casa de Milton Keynes.

“Fue una victoria realmente buena, viniendo desde el sexto en la parrilla”, recordó. “Probablemente hice uno de los adelantamientos del año sobre Vallteri en la cerrada curva 6, ¡así que eso lo hizo aún más dulce!”

“En términos del diseño de pista, de hecho es único. Hay rectas largas, una Curva 1 realmente difícil y muchas oportunidades de rebase. Puedes rebasar en las curvas 6, 9 y también la 14; hay algunos lugares decentes para pasar a la gente (con base en) los frenos, lo cual es lindo”.