Compartir
FOTO: Renault Sport F1 Team

La temporada de Fórmula 1 avanza y los equipos comienzan a desarrollar sus componentes para alcanzar el mejor rendimiento posible en la primera mitad del año.

Uno de estos casos es Renault, que llevará a Azerbaiyán su primera gran actualización de elementos, a fin de consolidarse como la cuarta mejor combinación de motor-chassis-piloto de la parrilla.

“Bakú marcará el comienzo de la siguiente fase de nuestro empuje de temporada”, aseguró Cyril Abiteboul, Managing Director de la casa francesa.

“Debutaremos nuevos avances de chassis, específicamente en las alas y los largeboards, lo que será seguido por el lado del motor en Barcelona. Estamos confiados en que la combinación de estos desarrollos nos permitan mantener nuestra performance. Necesitamos mantenernos enfocados en hacer que cada elemento trabaje”.

La consistencia ha sido clave para la fábrica de Enstone en los primeros tres Grandes Premios del calendario, en los que el modelo R.S. 18 ha estado presente en la zona de puntos, tanto con Nico Hulkenberg como con Carlos Sainz.

Sin embargo, el reto de este fin de semana es particular, ya que las características de las calles de Bakú, con sus rectas largas, curvas lentas y zonas angostas, impiden comprometerse con una configuración única de downforce, además de que la dirección del viento y la temperatura, que será más baja en comparación con junio, cuando se corría este Gran Premio, dificulta la búsqueda del balance más adecuado, en conjunción con los neumáticos y el resto de los elementos del auto.

“El viento hace una diferencia masiva, ya que los autos generalmente son más sensibles al yaw“, describe Nick Chester, Director Técnico de Chassis, en relación con el grado de derrape de un coche al atravesar las curvas.

“Las estructuras aerodinámicas están diseñadas para trabajar justamente en un ángulo bajo de yaw. Cuando tienes un viento lateral, con el acompañado incremento en el ángulo aerodinámico de yaw, las estructuras de flujo tienen a caer, perdiendo downforce como consecuencia.

“Un viento de cola puede ser duro también de manejar, ya que de nuevo pierdes downforce con menor presión de aire total que llega al auto. Estaremos ajustando la puesta a punto durante todo el fin de semana para hacer frente al viento y temperatura de pista”.

Renault llega a Bakú en la quinta posición del Campeonato de Constructores con 25 puntos, a tres de igualar a McLaren.