Compartir
FOTO: Jeff Zelevansky/Getty Images for NASCAR Media

Pasaron 99 competencias puntuables para que Chase Elliott lograra su primera victoria en la serie NASCAR Cup.

El originario de Dawsonville, Georgia, no cedió ante la presión que le impuso Martin Truex Jr. en las últimas 20 vueltas de la 22º fecha del campeonato, que se llevó a cabo este domingo en el circuito permanente de Watkins Glen; en el último giro, el campeón reinante de la serie se quedó sin combustible, lo que le dejó el camino libre a Elliott para conseguir la bandera a cuadros.

Hasta antes de este fin de semana, Chase había sumado ocho segundos lugares, ya sea por situaciones en las que dejó escapar las victorias o porque no logró alcanzar a sus rivales. Hoy no fue el caso, al liderar 52 giros y mantener la calma en momentos de presión, por lo que le dio a Hendrick Motorsports su 250º triunfo en eventos puntuables de Cup, y el primero del equipo desde Indianápolis, en julio del año pasado.

El hijo de Bill Elliott, campeón de 1988 y ganador de las “500 Millas de Daytona” en tres ocasiones, es considerado uno de los representantes más sobresalientes de la nueva generación de pilotos, al grado de que será el sucesor de Dale Earnhardt Jr. como el más popular de NASCAR. Coincidentemente, Bill ganó por primera vez en el circuito permanente de Riverside, en 1983.

Truex alcanzó a llegar en segunda posición, después de apropiarse de la primera etapa. Kyle Busch fue tercero, aunque fue el gran perdedor de la jornada, ya que en su última detención en fosos, bajo bandera amarilla, no le llenaron completamente el tanque de combustible, por lo que tuvo que hacer un segundo ingreso y caer a la 31º plaza.

Desde ahí, el estadounidense de Joe Gibbs Racing tomó 37 vueltas para recuperar terreno, aunque llegó 20 segundos detrás del ganador; en la conclusión, Busch dejó atrás a Erik Jones y a Daniel Suárez, quienes completaron una buena actuación para su equipo.

En una estrategia similar a la del año pasado, el mexicano sacrificó su lugar en las primeras 20 posiciones para adelantar su primer ingreso a fosos en el final de la primera etapa, lo que le permitió avanzar al décimo cuando varios pilotos hicieron su servicio bajo encadenamiento.

Desde ahí, con base en velocidad, el regiomontano rebasó a varios de sus rivales, incluyendo a Kevin Harvick, William Byron y Kurt Busch; en el final, dejó en el camino a Jones cuando éste también se quedó sin gasolina, asegurando así la cuarta plaza y sumando 434 puntos, con lo que ahora se ubica en 18º sitio, a 89 de Alex Bowman, quien con su 14º puesto mantiene el último boleto provisional para la postemporada.

https://twitter.com/Daniel_SuarezG/status/1026264459566886914

Jones finalizó en quinto, únicamente con el impulso de su auto, seguido de la dupla de Chip Ganassi Racing, Kyle Larson y Jamie McMurray; Byron, Kurt Busch y Harvick cerraron las primeras 10 posiciones, en un día en el que los más experimentados en circuitos permanentes, AJ Allmendinger y Michael McDowell, no fueron factor y cruzaron la meta en 15º y 18º, respectivamente.

Denny Hamlin, quien arrancó en la PP, vio su carrera arruinada cuando penalizó por llevarse el cable de una pistola de neumáticos en su última detención, conformándose con la 13º casilla. Jimmie Johnson fue otro de los que tuvo incidentes, al ser golpeado por Allmendinger en la parte final, cayendo al 30º.

La NASCAR Cup continuará su camino rumbo a los playoffs el próximo domingo, cuando visite el óvalo de Michigan.