FOTO: Galstad/Acura

El segundo año de Acura Team Penske en la división de Prototipos del IMSA SCC implica su consolidación para ser contendiente regular por victorias.

Durante 2018, el equipo más famoso de Estados Unidos se asoció con la marca de autos de lujo para regresar a la especialidad de carreras de resistencia, teniendo una alineación de primera línea; aunque mostraron competitividad, la campaña que se pone en marcha este fin de semana otorga una oportunidad importante para posicionarse como la escuadra a vencer a lo largo de 2019.

“Fue un año de aprendizaje, no solamente en relación con nosotros en la categoría, pero también Acura, que fue el primer año estando nuevamente en la categoría”, comentó Helio Castroneves. “Aprendimos las reglas, la competencia, los tipos de pilotos que estamos ahí disputando. Esperamos este año un resultado mucho mejor”.

Después de casi dos décadas en la IndyCar, el brasileño se unió a Ricky Taylor para conducir uno de los dos prototipos ARX-05 en la temporada pasada, sumando una victoria (Mid Ohio), dos podios y la séptima ubicación en la puntuación. Sus coequiperos, Juan Pablo Montoya y Dane Cameron, estuvieron cerca de anotarse triunfos, subiendo al podio en cuatro eventos y concluyendo en quinto puesto general.

Por ello, una victoria en las “24 Horas de Daytona” le daría más fortaleza a su vehículo, que es una variación del ORECA 07 pero se desarrolla con las prestaciones de Acura, como la rival principal de Cadillac y Nissan durante el resto del certamen.

Para esta ocasión, Simon Pagenaud vuelve a ser compañero de Montoya y Cameron, en tanto que Alexander Rossi, rival de Penske en la IndyCar, fue reclutado para unir fuerzas con Castroneves y Taylor.

“Es un poco raro porque es un piloto contra el que competimos en la IndyCar, pero es súper profesional”, aseguró Castroneves. “Su retroalimentación está siendo increíble también, estamos muy contentos”.

Penske, el propietario más ganador en las “500 Millas de Indianápolis”, busca su cuarto triunfo en Daytona y segundo en la clasificación general; en 1969, Mark Donohue y Chuck Parsons se quedaron con el primer lugar absoluto al volante de un Lola T70 Mk3B-Chevrolet.