FOTO: Citroën Racing

Sébastien Ogier no ha perdido tiempo durante las últimas semanas, ya que ha realizado entrenamientos desde finales de noviembre con Citroën, fábrica con la que buscará defender su corona en el WRC.

Luego de tener su primer acercamiento al modelo C3 en septiembre, tanto el francés como su copiloto Julien Ingrassia fueron parte de una prueba de dos días en Algarve, Portugal, a finales de noviembre, a lo que le siguió otra jornada de prácticas este martes en los Alpes Franceses, considerado como el inicio de los preparativos para el Rally de Montecarlo que inaugurará el Mundial de 2019.

And here we go again! @SebOgier #JulienIngrassia #WRC #MonteCarloPET pic.twitter.com/F8jQjGV7vc

The first test day to prepare @rallyemontecarl is now completed, bring it on 2019! #PET pic.twitter.com/GchEQYtPim

Esto significa otra oportunidad significativa para acumular kilómetros en el vehículo que logró tres victorias desde su ingreso a la categoría en 2017, además de seguir identificando debilidades y áreas por mejorar, lo cual Ogier ha hecho desde el inicio.

“Nos encaminamos directamente a uno de los aspectos más importantes para controlar y tomar decisiones, lo que influirá en el futuro”, comentó después de su prueba inicial.

La actividad de hoy complementa la serie de ejercicios que las constructoras que participan en el WRC han llevado a cabo rumbo al primer compromiso del año próximo, a celebrarse del 22 al 27 de enero. Hyundai, Ford M-Sport y Toyota hicieron sus respectivas actividades la semana pasada, aunque ninguna reportó la introducción de novedades en las carrocerías de sus máquinas.