Lewis Hamilton estuvo fuera de ritmo durante todo el fin de semana en el circuito de Sochi, se quejó de exceso de sobreviraje en el último sector de la vuelta en calificación y carrera, mientras que Bottas fue el más rápido en Q2, calificó detrás de los Ferrari y venció a Sebastian Vettel.

El tricampeón de la Fórmula Uno terminó en un cuarto lugar distante y batalló por explicar su falta de velocidad después, especialmente porque que no había diferencias grandes en la puesta a punto de los dos Mercedes en Rusia.

Toto Wolff, director del equipo Mercedes, dijo que trabajar en una solución para los problemas de Hamilton sería prioritario en las carreras siguientes, empezando con el Gran Premio de España de este fin de semana.

“Hemos pasado nuestro tiempo reconstruyendo lo que pasó para entender por qué no pudimos poner el auto en la ventana correcta para que [Hamilton] pudiera sentirse cómodo con él”, dijo Wolff. “No hay balas mágicas para entenderlo, sólo mucho trabajo duro y atención al detalle”.