Tras disputar siete eventos en siete semanas consecutivas, seis de ellos de carácter puntuable, la NASCAR Cup Series aprovecha la Semana Mayor para tomar el primer descanso durante su campeonato.

En un año en el que la categoría estadounidense trata de eludir la ausencia de Dale Earnhardt Jr. con la llegada de nuevos rostros y mayor acción en pista, muchas historias se han destacado en la primera parte del calendario, aunque por el momento, el dominio pertenece a un piloto, un equipo y una motorista.

Ahora, destacamos los cinco puntos más relevantes de la fase inicial del certamen.

1. EN ÓPTIMAS CONDICIONES: Mientras la nueva generación acapara la mayoría de los asientos, los veteranos siguen teniendo la última palabra, al dominar las primeras competencias del torneo.

A Kevin Harvick, campeón de 2014, no le molesta tener 42 años, siempre y cuando mantenga el dominio que recuperó en el último semestre, ante el cambio que Stewart-Haas Racing efectuó de motores Chevrolet a Ford.

Tres victorias consecutivas, 433 vueltas lideradas (de 1811 posibles) y un promedio de arranque de 6.5, son los números del californiano, quien de no ser por los accidentes que sufrió en Daytona y Fontana, sería el amplio dominador de la categoría. De mantener el ritmo, será el hombre a vencer durante los playoffs.

Su coequipero Clint Bowyer también ha mostrado signos de recuperación. Aún con sus 39 años, tiene el sexto mejor promedio de resultados (9.0), incluyendo su primera visita a la Línea de Ganadores en más de cinco años, al apoderarse de Martinsville.

Todo esto ha contribuido a que el conjunto de Tony Stewart y Gene Haas se posicionara como favorito inicial a la corona.

Harvick regresó al dominio de antaño.

2. UNA CONSTRUCTORA DOMINA: En Team Penske no han tenido tanta fortuna como los otros usuarios de Ford; sin embargo, han puesto de su parte para mantener a la marca como la más superior en la categoría.

La tripleta del legendario equipo estadounidense continúa progresando, especialmente Joey Logano, quien tras ser la decepción de 2017, es cuarto en la puntuación, llegando consistentemente en el Top 10. Ryan Blaney se ubica arriba de él en la tabla, con un par de “etapas” ganadas y la decepción de quedar cerca de quedarse con Daytona, mientras Brad Keselowski ocupa el quinto lugar.

Asimismo, el cambio de jefe de mecánicos de Kurt Busch y la llegada de Aric Almirola no han hecho más que reforzar el status de Stewart-Haas, y de Ford, al frente.

Logano ha mejorado resultados, pero sigue sin ganar.

3. LOS PERSEGUIDORES: A pesar de la mencionada hegemonía, el rendimiento de los representantes de Toyota es mejor, en comparación con el inicio de 2017.

El campeón Martin Truex Jr., con 37 años, lidera el ranking de PP’s (dos) y el de promedios de llegada (7.2), con dominio incluido en Fontana, ratificando la condición de “caballo negro” de Furniture Row Racing.

Kyle Busch, con 32 años, ha sumado más unidades que sus rivales, gracias a sus tres segundos puestos y un tercero en las últimas cuatro semanas. Además, Denny Hamlin suma cuatro resultados en el Top 6, con lo que Joe Gibbs Racing no solo tiene potencial para mejorar, sino que deja en el olvido las dudas generadas hace 12 meses, etapa en la que quedaban lejos de los primeros escaños.

El campeón reinante dará pelea.

4. CHEVROLET NO LEVANTA: En contraste, las restricciones en pruebas y la mala fortuna de algunos de sus pilotos dejaron a Chevrolet con desventaja en este tramo inicial del calendario, al grado de solo tener a un representante en el Top 10 de la puntuación.

La victoria de Austin Dillon (Childress) en las “500 Millas de Daytona”, con el famoso No. 3 de Dale Earnhardt, fue el momento cumbre de la marca americana, cuyo Camaro ZL1 no ha estado a la altura de sus rivales. Ni siquiera la gente de Hendrick Motorsports ha tenido estabilidad, gracias a accidentes de Jimmie Johnson y Chase Elliott, la juventud de William Byron y las discretas actuaciones de Alex Bowman.

Kyle Larson (Ganassi) tiene la mejor ubicación general (noveno), con un segundo puesto como mejor producción, pero como Toyota demostró en los últimos años, lo importante será recuperar terreno en la segunda mitad del calendario.

Austin Dillon ganó las “500 Millas de Daytona” en febrero.

5. CON TRABAJO POR HACER: El inicio de temporada para Daniel Suárez no ha tenido mucha fortuna.

Después de ser víctima de uno de los múltiples accidentes ocurridos en Daytona, el mexicano no dejó de mostrar velocidad en las prácticas y clasificaciones en las fechas subsecuentes; sin embargo, circunstancias en cada una de las mismas lo han limitado a conformarse con un solo resultado dentro de los 10 primeros lugares, el octavo lugar de Phoenix.

Una bandera amarilla le quitó la posibilidad de sumar un Top 10 en Atlanta, detenciones no programadas en fosos contribuyeron a que finalizara 26° en Las Vegas, una sanción lo dejó en 23° en California, y la falta de balance lo hizo concluir en 18° en Martinsville.

Con seis pruebas cumplidas, Suárez es 22° en el ranking general.

El regiomontano busca enderezar el camino.

La NASCAR Cup iniciará una travesía de 10 competencias (nueve puntuables y la Carrera de las Estrellas) en las próximas 10 semanas, que abarcan óvalos cortos (Bristol, Richmond y Dover), intermedios (Texas, Kansas y Charlotte) y superspeedways (Talladega, Pocono y Michigan); aquí se sabrá qué personajes serán capaces de consolidar sus posibilidades de asegurar un sitio en la lucha por el título.