FOTO: Germán Muñiz

La proclamación de Lewis Hamilton como pentacampeón de Fórmula 1 no ocurrió en Austin, después de un domingo con múltiples eventualidades.

Si bien volvió a extender su ventaja en la puntuación a Sebastian Vettel, la matemática aún le impide asegurar el primer lugar del Mundial 2018. Hasta el detalle más mínimo contribuyó en el desarrollo del Gran Premio estadounidense, incluyendo hasta las estrategias tomadas en la calificación.

“Ellos (sus estrategas) querían ganar la carrera, solo no salió en la forma en la que teníamos planeado y creo que eso comenzó desde la Q2”, indicó. “Creo que esa llanta (la supersuave) fue la llanta equivocada para comenzar. Ya habíamos visto, hace mucho tiempo en el año, a Kimi (Raikkönen) arrancar con un un neumático más suave”.

“Ya sabíamos que había una gran diferencia entre los rendimientos al inicio en esas llantas diferentes, aún así recaímos en algo que ya sabíamos que potencialmente no era el camino a seguir y obviamente perdimos posición ante él, y después no pude mantenerme porque él tenía aire limpio y un neumático mejor”.

El integrante de Mercedes admitió que factores diversos, desde un cambio preventivo en la bomba de agua de su monoplaza antes del arranque hasta la estrategia no planeada de dos ingresos a fosos, perjudicaron el ritmo ante su adversario de Ferrari, pese a que en su momento tenía una gran ventaja con el neumático suave.

Eventualmente fue la elección de este compuesto, y su degradación consecuente, junto el momento en el que hizo su segundo repostaje, que ocurrió a 19 vueltas del final y cuando ya había perdido bastante tiempo ante el finlandés, lo que redujo sus posibilidades de luchar por el triunfo, el cual era su objetivo principal, y lo situó como adversario de Max Verstappen en la batalla por la segunda posición.

“La ventaja de fosos era muy, muy apretada, pero después de que hice mi detención estaba 12 segundos (detrás de Raikkönen), y era muy, muy lejano para alcanzar”, dijo.

“Quedé un poco sorprendido al final de que nos pusieron de nuevo con el neumático suave, sabiendo que Max estaba con la supersuave. Cuando compites con alguien que tiene una ventaja ligera, entonces sabes que estás con un déficit, pero yo esperaba que pudiéramos cerrar la ventaja a tiempo, pero de nuevo, la llanta no duraría tanto como para alcanzar una distancia de 12 segundos, era mucho pedir”.

Pese al resultado, Hamilton necesita finalizar en séptimo sitio o mejor en México para revalidar la corona, sin importar el resultado de Vettel.