Compartir
FOTO: Jerry Markland/NASCAR Media

Una decisión arriesgada y la aparición de la lluvia en el momento adecuado fueron las claves para que Clint Bowyer se anotara su segunda victoria del año en la NASCAR Cup.

Mientras la especulación sobre si las condiciones climáticas terminarían por acortar la Fecha 15 del campeonato, llevada a cabo en el óvalo de Michigan, el grupo de trabajo del auto No. 14 de Stewart-Haas Racing decidió cambiar dos neumáticos en el último ingreso a fosos, en el final de la segunda etapa.

Después, lo único que tuvo que hacer fue contener a su coequipero Kevin Harvick en el reinicio de la vuelta 126 y esperar la tormenta, misma que apareció a los pocos minutos, después de un accidente entre Ricky Stenhouse Jr. y Kasey Kahne. Con la competencia acortada en el giro 133, fue declarado como ganador.

La del domingo fue una jornada maratónica, ya que las precipitaciones obligaron a que el horario de arranque se retrasara alrededor de dos horas y media; con la actividad en marcha, el dominio de los autos de Ford volvió a ser evidente con Kurt Busch iniciando en la PP y liderando las primeras 46 vueltas, aunque un trompo de Matt Kenseth y su consecuente sprint de un giro le permitió a Ryan Blaney ganar la primera etapa.

Después, Harvick impuso el dominio que lo ha caracterizado a lo largo de la campaña. Al tomar la primera posición desde la vuelta 91, encabezó las acciones hasta el final de la segunda fase de la carrera, pero Bowyer se avivó en la última entrada a fosos, cuando su jefe de mecánicos Mike Bugarewicz ordenó cambiar dos llantas, a diferencia del resto que tomó cuatro.

Décima victoria en Cup para el subcampeón de 2012 (FOTO: Jeff Zelevansky/NASCAR Media)

Con Bowyer, Harvick y Kurt Busch en los primeros tres lugares, el equipo de Tony Stewart y Gene Haas consiguió el primer 1-2-3 de su historia, además de darle a Ford su novena victoria de la temporada. Poco pudo hacer Kyle Busch al llegar en cuarto lugar con el mejor Toyota, y Paul Menard consiguió su mejor resultado desde que se unió a Wood Brothers Racing.

Chase Elliott salvando la honra de Chevrolet y Hendrick Motorsports, al ser noveno. Kyle Larson arruinó la posibilidad de ganar por cuarta vez consecutiva en Michigan, al trompear en la vuelta 85, por lo que se conformó con la 28º plaza.

No fue un domingo satisfactorio para Daniel Suárez, al ser víctima de una reacción en cadena que provocó que trompeara entre las curvas 3 y 4; aunque no tuvo muchos daños, el mexicano tuvo que recorrer el óvalo entero a baja velocidad para no dañar su máquina, por lo que perdió una vuelta. Oficialmente finalizó en 30º, lo que lo deja en la posición 21 del campeonato con 265 puntos. 

La carrera para sus coequiperos en Joe Gibbs Racing tampoco fue sencilla, ya que Busch, Denny Hamlin y Erik Jones perdieron sus lugares de salida ante irregularidades en sus coches, aunque concluyeron en cuarto, 12º y 15º.

Después de nueve semanas con actividad ininterrumpida, el campeonato tendrá un descanso, por lo que reanudará hostilidades en el circuito permanente de Sonoma, el domingo 24 de junio.