Compartir
FOTO: Sean Gardner/Getty Images for NASCAR Media

Joey Logano aseguró su pase a la final por el título de la NASCAR Cup la semana pasada; sin embargo, dejó a más de un contrincante dispuesto a impedir que se corone en el óvalo de Homestead.

Era lógico pensar que Martin Truex Jr. terminaría despotricando contra el integrante de Team Penske, ya que la victoria que éste consiguió en Martinsville llegó a expensas del campeón reinante de la categoría, en una maniobra que incluyó contactos que el mismo Logano consideró “parte de las carreras en óvalos cortos”.

Ni siquiera un intercambio de mensajes horas después de esa competencia tranquilizaron a Truex, quien aseguró que no dejaría “que ganara la guerra y se reportó listo para tomar un método más agresivo de manejo, dependiendo del oponente a quien tenga frente a él.

“No chocaría a alguien para ganar un campeonato, así como no chocaría a alguien para ganar una carrera”, dijo el jueves pasado en un evento de Toyota, la constructora a la que representa. “Podría ser bonito por un par de horas. En 20 años, vas a mirar hacia atrás y decir: ‘¿Realmente gané esa carrera o eso fue barato? Algunos estarían bien con eso”.

Aric Almirola también expresó su descontento tras las 500 millas de Texas, alegando que las maniobras ofensivas de Logano, con contacto incluido, en uno de los últimos reinicios le impidió al estadounidense con raíces cubanas obtener un resultado decente, cayendo a la octava posición mientras su rival terminaba en tercero.

“Él continúa haciendo las cosas más difíciles para él mismo”, dijo al terminar la competencia del domingo. “Si esa es la manera en la que quiere correrme cuando él ya está calificado para Homestead y nosotros estamos luchando por nuestras vidas, está bien. Cuando llegue Homestead, si yo no estoy, él lo sabrá”.

“Le haré la vida difícil. Él me la hizo difícil hoy, lo cual era innecesario. Él pudo haber sido cuarto, quinto, 11º… no importa. Él aún irá a Homestead y correr por el campeonato. No es inteligente”.

La maniobra de Logano en Martinsville no cayó en gracia de los aficionados, quienes lo recibieron con abucheos en la presentación de pilotos en Texas; sin embargo, el originario de Connecticut argumentó que las características del óvalo de Fort Worth le impidieron reaccionar rápidamente para evitar el contacto.

Antes de la competencia del domingo, también indicó que acciones como las de Martinsville han sido característica de la categoría desde siempre.

“Es algo con lo que crecí viendo, mucho, en la televisión”, dijo.

¿El disgusto de Truex y Almirola es justificado? ¿Logano deberá estar preocupado rumbo a la final de Miami?