FOTO: Mercedes AMG F1 Team

La escudería campeona de la Fórmula 1 presentó el modelo W10 con el que Lewis Hamilton y Valtteri Bottas buscarán más éxito en la Fórmula 1 en 2019.

Este miércoles, la casa alemana con sedes en Reino Unido llevó a cabo, en el circuito de Silverstone, un shakedown de su “flecha plateada” más nueva, caracterizada por tener una unidad de potencia completamente renovada, adaptaciones al reglamento técnico nuevo y áreas con continuidad. La primera prueba en pista totalizó 100 kilómetros.

“La temporada 2019 será un desafío nuevo para todos nosotros”, admitió Toto Wolff, Jefe Ejecutivo y director del equipo. “El reglamento ha cambiado sustancialmente. Tenemos que comenzar desde del principio, necesitamos probarnos otra vez – contra nuestras expectativas propias y contra nuestros competidores”.

Siendo un proyecto que comenzó hace 16 meses, el W10 se trabajó para solucionar áreas débiles que se vieron a lo largo del año anterior, es decir, el tratamiento de los neumáticos traseros y la confiabilidad del motor en todo tipo de condiciones.

Por ello, las características de sus suspensiones y partes aerodinámicos entregan un coche más “amable” para las ruedas; además, al tener que cumplir con las reglas, que implican una reducción en el peso total en 10 kilogramos, diversos componentes cambiaron su diseño mientras la arquitectura general y la distancia entre ejes permanece.

Imagen del Shakedown del W10 en Silverstone (FOTO: Mercedes AMG F1 Team)

Asimismo, Mercedes presentó el motor M10 EQ Power+, que intentará entregar ventajas aerodinámicas, eficiencia y confiabilidad.

“Hemos dado pasos en la eficiencia de combustión y en el sistema ERS”, detalló Andy Cowell, director de Desempeño de Trenes de Potencia. “El matrimonio entre el armado del turbocargador con el MGU-H, el inversor, las celdas y el MGU-K: ese sistema completo es ahora capaz de operar más eficientemente y ayudar al despliegue de energía durante una carrera”.

Los elementos del Mercedes AMG W10 fueron ampliamente probados durante el invierno, totalizando casi medio millón de kilómetros en simulaciones virtuales, antes del shakedown de este miércoles, en el que Hamilton y Bottas participaron.

Al llegar a su décimo Mundial en su segundo ciclo en el Gran Circo, Wolff asegura que ha sido una curva profunda de aprendizaje, en la que gracias a su capacidad de exhibir un desempeño bueno a largo plazo, todo ha rendido frutos con sus cinco títulos de constructores consecutivos.

“Hemos recorrido un largo camino desde 2010, cuando regresamos a Fórmula 1 con el equipo oficial de Mercedes”, dijo. “Un éxito increíble que ninguno de nosotros en el equipo, incluso en nuestros sueños más salvajes, hubiera creído posible, especialmente porque estábamos ante oponentes formidables”.