FOTO: Renault F1 Team

Sin ocultar su decepción, Daniel Ricciardo no se arrepiente de la agresividad que mostró en la parte final del Gran Premio francés, y que derivó en dos sanciones que le quitó puntos.

El australiano cayó del séptimo al undécimo lugar en la clasificación final, luego de recibir dos penalizaciones de cinco segundos, mientras protagonizó con tres rivales la mejor escena de la jornada de este domingo.

“La última vuelta fue muy divertida, tuvimos una pelea y la disfruté. Prefiero intentarlo que no hacerlo en absoluto, y estoy seguro de que a los fanáticos franceses y a la gente en casa les gustó verlo”, expresó. “Es una pena ser penalizado por ello, pero nuestro objetivo es seguir adelante con la mayor rapidez posible”.

Ricciardo superó al McLaren de Lando Norris en la Chicana Nord, pero bloqueó sus neumáticos y obligó al británico a tomar una acción evasiva. Por ello, los comisarios consideraron que, al “dejar el circuito, regresó de manera insegura y obligó a otro piloto a salir del curso”.

En el proceso, el Alfa Romeo de Kimi Raikkonen los adelantó a ambos a la salida de la curva. Aunque Ricciardo volvió a rebasar al finlandés en mientras llegaban a Signes, utilizó una zona de escape en el interior del trazado, obteniendo una “ventaja duradera”, según los comisarios.

La definición selló una competencia de vaivenes para Ricciardo, quien cayó de octavo a décimo en la arrancada pero, gracias a un ritmo consistente con el neumático duro, logró dar lucha ante los Toro Rosso y los McLaren.

“Siento que me perdí un poco al principio, especialmente después de un buen arranque. Frené demasiado pronto hacia la Curva 1 y eso fue muy conservador si miro hacia atrás”, describió. “Eso hizo que el resto de la carrera trabajara duro, pero lo mantuvimos limpio y fluido desde allí. Todavía hay muchos aspectos positivos que tomar y buscaremos una respuesta inmediata en Austria”.