FOTO: Audi Sport

Aunque las primeras dos carreras no han resultado a su favor, Lucas Di Grassi permanece confiado en que estará en la lucha por el título de la Fórmula E.

El brasileño acumula nueve puntos después de las primeras dos carreras de la Temporada 5 de la categoría, luego de obtener el noveno lugar en Arabia Saudita y el séptimo en Marruecos, elaborando la vuelta más rápida en el Autódromo Moulay El Hassan. Poniéndolo en perspectiva, el menos no vive el calvario que significó el inicio de la campaña pasada.

“Bueno, comenzamos mejor que la temporada pasada”, destacó el piloto de Audi durante la Carrera de Campeones. “La temporada pasada, después de cinco carreras, solo teníamos dos puntos, y ahora por lo menos yo tengo nueve, es un inicio mejor, pero el auto no está actuando tan bien como esperábamos”.

“Estamos tratando de averiguar una forma de mejorar, y estamos confiados en que haremos algún progreso. Marrakech fue una carrera mejor que Riad, y Chile será aún mejor para nosotros”.

Di Grassi llegará a Chile en décimo lugar general (FOTO: Eduardo Olmos)

Y es que, tras solucionar los problemas de confiabilidad en su tren de potencia durante la campaña anterior, la paridad de los equipos con los autos de nueva generación ha significado que los monoplazas deben funcionar a la perfección en todas las competencias.

No ha sido el caso de Di Grassi y Daniel Abt, quienes al verse afectados por el caos de la calificación y no encontrar velocidad, no pudieron rescatar mucho terreno en Riad, mientras que en Marrakech, pese a estar en el pelotón principal, la pérdida de ritmo los hizo retroceder y fueron perjudicados por la presencia del Auto de Seguridad en la parte final del recorrido.

Además, la dupla de Virgin Racing, que accede a toda la información de la fábrica alemana, tampoco corrió con suerte en la primera fecha, pero subió al podio en la ronda pasada, con Robin Frijns en segunda posición y Sam Bird en tercera.

Teniendo el antecedente de que un equipo cliente (TECHEETAH) ganó el título de pilotos durante la temporada previa, Di Grassi está motivado para que las circunstancias de un ePrix resulten a su favor y continúe solucionando las debilidades del e-tron FE05 en Santiago y México, donde la altitud y temperatura serán el reto más importante a afrontar.

“No es un solo problema. Hay varios problemas que necesitan solucionarse, y cuando se solucionan, el piloto mejora mucho. Son detalles. El deporte motor se trata de detalles pequeños”, aseguró el ex campeón de la serie, respecto al desempeño de su tren de potencia.

“En Fórmula E no puedes decir que los autos no son los mismos. En muy poco tiempo intentas cosas todo el tiempo, a veces lo tienes bien, a veces lo tienes mal, pero lo importante es que en promedio, la mayoría esté bien y acumules más puntos”.

Di Grassi anticipa que la batalla por el título continúe hasta Nueva York, donde al ser fecha doble, se abrirán las posibilidades de todos los aspirantes potenciales.