Nasser Al-Attiyah, ganador del Dakar 2019 (FOTO: Red Bull Content Pool)

El Rally Dakar deja el sur de América después de 10 años y, a partir de 2020, organizará su competencia de rally raid en Arabia Saudita.

Este lunes, Amaury Sport Organisation (ASO) oficializó su acuerdo con las autoridades locales, el cual se cree que tendrá duración de cinco años. Más detalles sobre la carrera se darán a conocer durante una conferencia de prensa en Al Qiddiya, cerca de la capital Riad, el jueves 25 de abril.

“En mi memoria y durante mis experiencias del Dakar, siempre he considerado los conceptos de aventura y exploración como inherentes a este rally único. Obviamente, estos aspectos me fascinan al mudarse a Arabia Saudita”, comentó David Castera, Director del Dakar.

“Estoy convencido que todos los pilotos y copilotos van animarse por el mismo sentimiento. Además, como Director del Evento, es un gran reto enfrentarse a esta página en blanco con innumerables oportunidades. Estoy, ya, inspirado y feliz poder trazar un recorrido en geografías tan monumentales que permiten la construcción de itinerarios tan atrevidos”.

La edición 2019 se celebró únicamente en Perú, luego de que Bolivia y Chile descartaran su participación de último minuto. Ambas naciones, junto con Argentina, atraviesan situaciones económicas y políticas delicadas, por lo que a pesar de ser anfitriones del evento en los últimos años, el interés comenzó a decrecer.

“Al recibir el Rally Dakar, aspiramos a ofrecer una experiencia increíble e inolvidable para los pilotos que descubrirán la belleza de la naturaleza saudí, y un espectáculo único para los aficionados del deporte motor, no solo en Arabia Saudita sino también en la región y en todo el mundo”, destacó el Príncipe Abdulaziz bin Turki AlFaisal Al Saud, Presidente de la Autoridad General de Deportes de Arabia Saudita.

Arabia Saudita actualmente recibe a la Fórmula E y al Campeonato de Rallies de Medio Oriente de la FIA. Además, ofrece 1.4 millones de millas cuadradas de desierto, una zona de montañas de más de 3 mil metros de altura y una variación importante de temperatura (hasta 40ºC) en enero.