Compartir

PodioSpa1970F1

Tengo amigos que viven o van a Nueva Zelanda y siempre les pregunto por Chris Amon y lo mando saludar; alguna vez hablé con él cuando estaba haciendo el libro de los hermanos Rodríguez y apreció mucho a Pedro, quien fue su coequipero y su  rival. Y hace un par de meses, uno de mis amigos simplemente me dijo, “Chris está peleando, pero el final se acerca”. Hoy ya todo el mundo sabe que el cáncer se lo llevó.

Si el BRM de Pedro hubiera fallado en Spa en 1970, Chris no se habría ido en blanco en su carrera en F1. Y ese es el punto principal, Amon es probablemente el mejor piloto que nunca ganó un Gran Premio puntuable (ganó el de Argentina cuando no era puntuable y otras carreras  de las de pretemporada).

Chris era un piloto enorme, ganó Le Mans (con Bruce McLaren en 1966, siendo la primera para el Ford GT40), y Daytona y Sebring sobre autos Ferrari y corrió con Pedro en 1969 sobre el 312P en alguna prueba del Mundial de Marcas (Brands), además de ser coequiperos en F1 ese año con la Scuderia de Maranello.

De hecho ambos quedaron tan decepcionados de los Ferrari 312/69 que Pedro regresó a BRM en 1970 y Chris se fue a March, y les tocó librar la batalla en el GP belga con Pedro alcanzando al March 701 para tomar la punta en la sexta vuelta y conservarse ahí hasta el final, pese a la presión del neocelandés. Y se subieron al podio sonrientes por la batalla, con la satisfacción de haberlo dado todo.

Chris tuvo su mejor carrera en el GP francés de 1972 cuando ya corría para Matra. En el circuito carretero de Clermont-Ferrand lideraba cuando tuvo una pinchadura y perdió minuto y medio en los fosos mientras le cambiaban la llanta. Al final terminó tercero atrás de Stewart, 30 segundos adelante y de Fittipaldi, 4 segundos adelante, pero esa fue quizás su mejor demostración, aunque Jackie Stewart luego diría que Chris manejaba demasiado rápido sin fijarse en las piedras que hay en toda esa zona rocosa de Francia y que por eso vino el pinchazo. Quizás.

Luego Chris intentó construir su auto propio de F1, calificó para una carrera y después el proyecto fue desechado. Se retiró tras correr con Ensign en 1976, a los 33 años de edad, cuando todavía podía dar mucho más. Regresó a NZ a manejar la granja de ovejas de la familia, y se mantuvo en contacto con los círculos de carreras en las series Tasman, TRS, y los eventos vintage tan frecuentes por esos lares.

Chris debió ganar en F1 por su talento, pues es increíble que haya gente como Nico con 19 triunfos mientras un volante tan brutalmente superior como  Chris nos deja 11 podios, 3 VRs y 5 PPs en 96 Grandes Premios. Ciertamente las estadísticas no denotan el talento enorme que hoy nos ha dejado. QEPD Chris Amon….