FOTO: Steven Tee/McLaren

Eric Boullier se unió a la lista de personajes que ha dejado su rol principal en McLaren Racing en tiempo reciente. Este miércoles, en plena semana de su Gran Premio de casa, la compañía compartió que el francés renunció a su cargo como Director de Competencias en su escudería de Fórmula 1, mientras se lleva a cabo una nueva reestructuración.

Simon Roberts, COO de McLaren Racing, se encargará de las áreas de producción, ingeniería y logística, en tanto que Andrea Stella será Director de Performance, es decir, de operaciones en pista, y Gil de Ferran, ex ganador de las “500 Millas de Indianápolis”, tomará una nueva posición de Director Deportivo, con el fin de maximizar la efectividad del equipo.

“Estos cambios son el comienzo de un programa completo de cambios positivos para el liderazgo técnico de la organización de competencias de McLaren”, dice el comunicado. “El equipo invertirá para retener y atraer al mejor talento, interna y externamente, para regresar a McLaren Racing al frente de la parrilla”.

McLaren se ubica sexto en el Campeonato de Constructores después del GP de Austria (FOTO: Glenn Dunbar/McLaren)

Después de plantearse la meta de regresar a los podios en 2018 con Renault como nueva motorista, la fábrica de Woking ha vuelto a tener problemas con el desempeño en pista. Tim Goss, encargado del diseño del MCL33, fue removido de su posición de Jefe Técnico. Además, Boullier ha recibido presión en las últimas semanas por diferentes motivos, desde un supuesto descontento de algunos empleados por recibir chocolates como bonificaciones.

Durante la conferencia de prensa de jefes de equipo en Paul Ricard, Francia, hace dos semanas, aseguró que no renunciaría y desmintió tales rumores.

“Este es mi vigésimo año en el automovilismo, he ganado carreras y campeonatos con cada equipo que he manejado antes, incluyendo Fórmula 1, así que es una marca que no puedes quitar de mí”, indicó, de manera molesta, a un periodista del Daily Mail.

En el anuncio de hoy, el ahora ex directivo se mostró “orgulloso de trabajar con un equipo brillante en los últimos cuatro años”, pero reconoce que es momento de salir. Bajo su gestión, el equipo logró un solo podio (Australia en 2014) y atravesó una crisis de resultados durante su relación con Honda.