Kyle Busch se llevó las 500 millas de Atlanta en el óvalo de milla y media el Domingo por la noche venciendo a Joey Logano. De esta manera el menor de los hermanos Busch se agenció su gane número cuatro en lo que va de la temporada y además se aseguró su lugar en el mini campeonato que coronará al mejor piloto de la serie durante las últimas carreras de la temporada.

Por su parte el campeón reinante de la categoría, Brad Kaselowski, tuvo de nuevo una mala jornada y quedó en la posición 35, con este resultado sus posibilidades para poder retener el cetro de la máxima división de NASCAR se alejan y, de no ganar la siguiente carrera, desaparecerán por completo.

El Sábado se corren las 400 millas de Richmond como preámbulo al mini campeonato denominado “Chase”, el cual arroja al campeón de la serie.