Sean Bratches y Chase Carey (FOTO: Javier Jalife)

Sean Bratches no continuará al frente de la Dirección Comercial de la Fórmula 1.

El alemán se unió cuando Liberty Media adquirió a la categoría máxima en enero de 2019, siendo parte del equipo de gestión central de tres personas, junto con el Presidente y Jefe Ejecutivo, Chase Carey, y el Director Deportivo, Ross Brawn.

Sus funciones se dirigieron al impulso de las fuentes principales de ingresos, como las tarifas que los promotores de los Grandes Premios deben pagar, patrocinios oficiales y derechos de transmisión, así como la creación de la serie “Drive to Survive” y el crecimiento de las plataformas digitales.

Sin embargo, desde fines del año pasado, se hizo evidente que Bratches quería pasar menos tiempo en Londres y viajar a menos carreras, y más tiempo con su familia (tiene cuatro hijos) en Connecticut, Estados Unidos.

Durante el Gran Premio de Abu Dabi, Carey confirmó que Bratches tenía este problema y que su futuro se debatiría después de la carrera final. 

Este lunes, se hizo oficial que el directivo de 59 años de edad dejará su puesto a fin de mes y se convertirá en asesor de Carey y Liberty. No se nombró a algún reemplazo.

“Los tres últimos años en la Fórmula 1 han sido un viaje increíble, uno que he disfrutado muchísimo”, comentó Bratches en un comunicado.

“Quiero agradecer personalmente al equipo de F1 por sus esfuerzos y dedicación extraordinarios, son lo mejor de lo mejor y confío en que seguirán sirviendo a los fanáticos y cumplirán con la estrategia que hemos establecido en los próximos años”.

Por su parte, Carey mencionó que “Sean ha transformado el lado comercial de la Fórmula 1 y una prueba de su trabajo se muestra en nuestro impulso y crecimiento como negocio”.

“Estoy complacido que Sean continuará siendo un asesor para nosotros desde su hogar en Estados Unidos, él siempre será parte de la familia de Fórmula 1 y espero con ansias su asesoría y consejo continuos. Le deseo a él todo lo mejor en sus labores nuevas”.