FOTO: Fabien Dufour/Hyundai Motorsport GmbH

Luego de protagonizar uno de los accidentes más violentos en el WRC en los últimos años, Thierry Neuville está listo para defender su victoria en los caminos portugueses de Faro durante este fin de semana. 

El belga sufrió una cortadura después de que su Hyundai i20 Coupé tuviera un salto malo, golpeara en un dique y volcara en ocasiones múltiples en el primer paso por María Las Cruces, en Chile; aunque no sufrió fracturas, ha utilizado muletas en parte de las últimas tres semanas.

Pero eso no ha impedido que su desempeño y motivación decaigan. Tras completar exitosamente una prueba en Cerdeña, seis días después de su golpe, Neuville encabezó el Shakedown de este jueves, sin reportar efectos secundarios en ambas ocasiones.

“Me siento bien. Todavía tengo un poco de dolor, pero cuando estoy manejando y el casco está bien, todo está bien”, dijo.

“Las etapas del viernes son nuevas, por lo que podría ser un desafío adicional para todos con nuevas notas de ritmo. Son etapas más desafiantes debido a que son un poco más estrechas en algunos lugares y bastante retorcidas en algunas secciones. Será un día difícil”.

El accidente hizo que Neuville perdiera el liderato del campeonato por primera vez desde México, en marzo, a favor de Sebastien Ogier, a quien persigue por 12 puntos, y a Ott Tanak, quien tiene una diferencia de dos unidades.

Aunque esto le dará un poco de ventaja en la posición de salida para el primer día de actividades, reconoce que no será sencillo competir con ambos rivales, dado el potencial de sus máquinas respectivas.

“Siempre es difícil saber si vas a ganar, pero ganamos el año pasado, tenemos una buena posición de inicio este año, pero va a ser una pelea dura”, anticipó.

“El Toyota fue muy rápido el año pasado en Portugal, pero se retiró temprano con Ott, así que tendremos que ver cuál será la velocidad para ellos. Además, Citroën ha mejorado en este tiempo, pero confío en que vamos a tener un buen ritmo “.