El jefe de F1 Group, Chase Carey, y sus colegas buscan que la categoría sea como las principales ligas deportivas de Estados Unidos y el presidente y CEO de Liberty, Greg Maffei, dijo recientemente que “todas las partes entienden lo necesario que es un ambiente competitivo y, como la NFL, que cualquier fin de semana los equipos chicos den la sorpresa y ganen, no que ganen los de siempre. No es del interés de nadie tener un evento deportivo no competitivo, no interesante y no emocionante”.

Ferrari, Red Bull, McLaren, Mercedes, Williams y Renault actualmente reciben diversos grados de financiación adicional además del dinero pagado según su posición final en el campeonato, por acuerdos negociados con Bernie Ecclestone.

Maffei espera que incentivos como acciones en el renovado F1 Group ayuden, pero admitió que: “No hay garantías de ello”.

Liberty también está dispuesta a emparejar los gastos, potencialmente a través de un límite presupuestario, pues piensan que si los costos pueden mantenerse bajos, será más fácil emparejar los ingresos.