Por: VIRGINIA S. MEYER
Algo que caracteriza el automovilismo argentino es tener distintas variantes para todos los públicos posibles.

Para entender un poco mejor el deporte motor en Argentina, hagamos un análisis de las series más importantes entre las muchas que hay. Desde divisiones importantes por su historia como lo es el Turismo Carretera; por su tecnología (TC2000); por su desarrollo únicamente para competición y potencia (TRV6); y por lo estándar y el espectáculo que brinda (Turismo Nacional).

También hay categorías de monoplazas, pero sólo son promocionales para ascender a correr en turismos. Lamentablemente, ya no hay mentalidad de “correr en el exterior” y llegar a la Fórmula 1, actualmente todo se limita a llegar al TC o al TC2000. Este 2012 es una temporada bastante complicada para completar los calendarios porque hubo muchos cambios, porque el estado se hizo cargo de transmitir por televisión al TC y eso causó retrasos y postergaciones en todas las otras clases.

TURISMO CARRETERA

Es la división más popular del país. Su rica historia empezó a forjarse en 1937 (la serie ininterrumpida más vieja del mundo) en caminos de tierra. Resistió dejar los caminos por las rutas, y luego, saltar a los autódromos, y también pasó de los viejos cuopé hasta la revolución del Chevitu y el Torino (auto enteramente argentino que tuvo su máximo esplendor en las 84 Horas de Nürburgring en 1969). El legendario duelo Ford vs. Chevrolet, aunque con diferentes modelos, sigue manteniéndose hasta nuestros días.

El reglamento de TC expresa en su artículo 2: “Deberán ser automóviles de paseo, fabricados en gran serie en Argentina (mínimo: 1000 unidades idénticas) a partir de 1967 y hasta 1993 exclusivamente de los tipos denominados ‘coupé’ y ‘sedan’ con techo fijo de chapa de acero, y que de origen hayan sido impulsados por un motor delantero con cilindrada de más de 2.500 cm3”.

Dicho esto, muchos pueden pensar que hay distintos autos que forman parte de la categoría pero no es así. Sólo cuatro vehículos fueron homologados. El Ford Falcon, Coupe Chevrolet, Dodge Volkswagen y Torino, pero con motor Cherokee (como el Dodge) en reemplazo del original Tornado, que era demasiado potente. Los motores son 4 cilindros en línea, la cilindrada está equiparada en 3,110 cc y son tracción trasera.

En lo que hace a la faz deportiva, el desarrollo del fin de semana del TC se divide en un entrenamiento y clasificación el viernes, que se repite el sábado, y se realiza una tabla general con los tiempos de ambos días para determinar la posición clasificatoria. El domingo por la mañana se corren las tres series (de 6 vueltas), cuyas posiciones se distribuyen de acuerdo a las ubicaciones en clasificación.

El primero en la primera serie, el segundo en la segunda, y así sucesivamente con las tres baterías. La Final la largan los 46 mejores ubicados entre los tres parciales, y se corre a 25 vueltas o 50 minutos, lo que pase primero. El ganador cargará 30 kilos de lastre y luego de su segunda victoria otros 30 más, al igual que en el tercer triunfo, y si gana por cuarta vez suma 10 más para completar 100 como tope. Los ganadores si luego llegan en el podio cargarán kilos: 20 por segundo puesto y 10 por tercero.

Respecto al campeonato, desde 2008 adoptó el sistema de Play Off con el nombre de “Copa de Oro”. Tienen un calendario de 16 fechas, de las cuales las once primeras forman parte de la etapa regular y en las últimas cinco los mejores 12 clasificados definen el título. Es condición obligatoria para obtener el certamen haber ganador una carrera a lo largo del año.

TC2000

Su nombre está relacionado a competir con el TC y a la cilindrada de sus motores (2000 cc) aunque desde esta temporada, tendrán motores V8 iguales de 430 caballos, siendo la clase de tracción delantera más potente del mundo.

Los mismos son provistos por la empresa británica Radical Performance Engine (RPE), y tienen como gran atractivo las mariposas de cambios al volante y un sonido muy atrapante. Los vehículos que corren son la gama media de autos de calle: Toyota Corolla, Renault Fluence, Chevrolet Cruze, Peugeot 408, Honda Civic, Ford Focus, VW Vento, Peugeot 307 y Fiat Linea.

El torneo tiene una resolución normal. Son 12 fechas y cada una entrega puntos, y se corona quien sume más puntos al final del año. Cada fecha tiene actividad los viernes con entrenamientos, los sábados con entrenamientos y una clasificación.

El domingo se realiza el “Súper 8”, que es una definición mano a mano por duplas entre los ocho mejor de clasificación. El 1-8, 2-7, 3-6, 4-5 se enfrentan y los ganadores se vuelven a cruzar en duplas hasta llegar a la final. El vencedor larga primero y el resto se acomodan de acuerdo al tiempo que lograron en la ronda que quedaron eliminados. La última actividad es la competencia final, que dependiendo del trazado se asigna la cantidad de vueltas, pero nunca pasan de 50 minutos.

TOP RACE V6

Como su nombre lo indica, estos automóviles tienen motores de seis cilindros en V. Construidos por el legendario Oreste Berta, desde este año tendrán más potencia para llegar a los 435 caballos con tracción trasera. Las estructuras que se usan en estos vehículos son entregadas por la categoría, y solo se diferencian en la puesta a punto y en los carenados, que también se renovaron para esta temporada. Las unidades son Mercedes Clase C, VW Passat, Ford Mondeo, Mitsubishi Lancer GT y Chevrolet Vectra.

El campeonato es el más complicado del país y probablemente de todas las series del mundo. Son 12 fechas que se dividen en cuatro partes de tres fechas. Las primeras tres etapas son clasificatorias para la última. Al finalizar cada fase de tres carreras, de acuerdo a la posición que terminan suman una cantidad de puntos para la definición. Allí están habilitados a participar solo los que clasifiquen.
Las competencias son un poco más sencillas. Tras clasificar, corren dos mini carreras que son el Sprint (la mitad más lenta) y el Súper Sprint (la mitad más rápida). La parrilla se arma con las posiciones del Súper Sprint seguidos por los participantes del Sprint.

TURISMO NACIONAL

Es la división “espectáculo” sin dudas. Sus pruebas son las que más rebases, maniobras al límite tienen y también despistes y toques. Esta serie de tracción delantera se divide en dos: Clase 2 y Clase 3. Sus actividades durante el fin de semana están por separado y cada una tiene una carrera. Se diferencian en la gama de los autos que participan en ellas. En la C2 lo hacen Renault Clio, Ford Fiesta, Chevrolt Corsa, VW Gol y Gol Trend, Peugeot 207 y Citroën C3.

Mientras que en la C3 corren: Mitsubishi Lancer, VW Bora, SEAT León, Citroën C4, Peugeot 307, Chevrolet Astra, Honda New Civic, Alfa Romeo 147, Renault Fluence, Ford Focus 4 y 5 puertas, Fiat Línea y Chevrolet Cruze. Los motores y la gran mayoría de los componentes se mantienen de fábrica. Estas categorías solamente homologan autos construidos en el país o dentro del MERCOSUR, y admiten importados si la marca tiene representación en el país.

El cronograma de carrera es similar al del TC. Otorga kilos a los que ganan, pero también a quienes se ubican en el podio y en las primeras cinco posiciones aunque no hayan ganado. Pero a diferencia del TC, si tienen malos resultados (finalizar detrás del séptimo lugar) les quitan lastre. La temporada tiene 12 fechas y sale campeón quien más puntos sume al total del ejercicio.