FOTO: BMW Motorsport

Alex Zanardi ha sido la estrella en los preparativos para las “24 Horas de Daytona”.

La historia inspiradora del bicampeón de CART/IndyCar llegó a Estados Unidos por primera vez, al ser su primera competencia de autos en esta nación desde agosto de 2001, pocas semanas antes del accidente que sufrió en el Lausitzring, en Alemania, además de ser la primera en eventos sancionados por IMSA.

Prácticamente todos los pilotos inscritos han compartido su honor por correr a su lado. Las imágenes posando con Chip Ganassi y Jimmy Vasser, con quienes marcó época hace dos décadas, se hicieron virales entre los seguidores de antaño. Ni siquiera Fernando Alonso ha generado tanta expectativa. ¿Había imaginado un nivel de seguimiento y afecto desde ahora?

“Para la carrera probablemente será mayor”, auguró. “El entusiasmo de los aficionados por los autos corriendo ya está alto, pero siempre que pasaba (por las zonas con público), por alguna razón, podía detectar una chispa de entusiasmo aún más explosiva”.

“La gente sinceramente estaba contenta y jubilosa de verme dando vueltas. Y todos los que tuvieron la oportunidad de venir y decirme algo no se ocultó por completo. Ellos fueron muy, muy cálidos en sus comentarios y alentadores al mismo tiempo, respetuosos. Estoy muy conmovido por el apoyo que he estado recibiendo”.

Zanardi compartirá los controles del M8 GTE No. 24 de BMW y Rahal Letterman Lanigan Racing con el estadounidense John Edwards, el finlandés Jesse Krohn y el austriaco Chaz Mostert; en su caso, ha desarrollado un sistema que le permite acelerar con paletas ubicadas en el volante y bajar la velocidad con un anillo y un freno de mano.

Aunque los ensayos en pista, junto con las prácticas de relevos de asiento que han captado la atención a nivel mundial, han sido de ayuda para tomar ritmo, la dinámica de las competencias del IMSA-SCC con sus cuatro categorías y el hecho de que su más reciente participación en eventos de 24 horas fue hace tres años y medio 

“Nunca estás lo suficientemente preparado”, confesó. “Nunca te sientes totalmente preparado, incluso cuando la carrera está por comenzar y estás iniciando en la PP. El ‘ROAR’ fue una prueba muy importante pero tú no sabes cuánta gente va a volver para la carrera, donde realmente se muestra el potencial verdadero de sus autos”.

“Pero ese es el nombre del juego. Tienes que intentar dar lo mejor que puedas, analizar toda la información que tienes recolectada y nos sentimos muy confiado de que hemos hecho un buen trabajo”.

FOTO: BMW Motorsport

Durante el lunes y martes, Zanardi cumplió con compromisos de medios en Nueva York, además de hacer sonar la Campana de Cierre del mercado de valores de NASDAQ, mientras compartía su sentir para la competencia, que se celebrará el 26 y 28 de enero.