Compartir

Buenos pero sin suerte, podría ser el resumen de estas páginas según NUESTRO EDITOR, quien apunta a los doce magníficos –o bueno no tan magníficos pues no ganaron– que se quedaron cerca de subir a lo más alto del podio en la categoría máxima. Cuando menos cumplieron el lema olímpico de: “Lo importante no es ganar sino competir”, aunque la F1 no es deporte olímpico…

Los franceses de Suresnes, cerca de París, venían con autos y pilotos de la preguerra, y aunque Louis Rosier les dio un par de podios en 1950, para 1951 los T26C fueron vendidos por los problemas financieros de la firma y los pilotos privados, incluso el propio Rosier, poco pudieron hacer frente a la escuadra oficial de Alfa Romeo. La propia Talbot-Lago sobrevivió hasta 1959, pero nunca hubo dinero para desarrollo de más monoplazas de F1.

La fábrica de Huntingdon, GB, corrió dos campañas con el equipo de Reg Parnell en 1962-63, la primera patrocinado por Bowmaker-Yeoman, una firma financiera inglesa. Debutaron en el GP de Holanda 1962 con una PP gracias a John Surtees, quien quedaría segundo en GB y Alemania; ese año disputando triunfos a Gurney, McLaren, Clark y Hill. Los patrocinadores se fueron y Surtees pasó a Ferrari, por lo que ya no obtuvieron puntos y Lola dejó de hacer autos de F1 para concentrarse en el GT40 de Le Mans para Ford.

Posteriormente Lola hizo autos de F1 para Honda (el “Hondola” con que Surtees ganaría en Italia en 1967). En 1974-75 construyó los autos del equipo de Graham Hill y posteriormente haría los del equipo Haas de 1985-86 para Carl Haas, su importador estadounidense. De 1987- a 1991 hizo los chasises del equipo Larrousse y en 1993 los de Scuderia Italia. Finalmente en 1997 decidieron regresar con un equipo oficial apoyado por Mastercard a la F1 y no calificaron en la apertura en Australia. La tarjeta ya no les dio crédito para la siguiente carrera y ni siquiera pudieron rodar. La fábrica quebró a las pocas semanas y ahí se acabó la historia de su fundador Eric Broadley.

Fundada por el campeón mundial John Surtees, corrió primero en Can Am y F5000. En 1970 debutó en F1 en el GP británico con su TS7 manejado por el propio “Big John”. Surtees se quedó una campaña más antes de volverse el director del equipo y su piloto, también campeón de motociclismo, Mike Hailwood le dio su primer podio en Italia 1972 el día que John se retiró de las pistas. El equipo siguió compitiendo al año siguiente y consiguió su último podio con Carlos Pace en Austria, pero la falta de patrocinios y la testarudez de John al siempre imponer su opinión sobre la de sus pilotos debido a su condición de campeón mundial, lo llevó a caer en la tabla de posiciones. En 1979 el dinero se agotó y con un auto listo el equipo ya no se presentó al inicio de la temporada. Poco después vendió su asiento en la FOCA y John se fue a casa a recibir homenajes como el único campeón mundial en dos y cuatro ruedas.

La gran firma italiana había ganado La Carrera Panamericana en 1953 y decidieron, en medio de problemas financieros, entrar a F1 con el bicampeón Alberto Ascari como piloto. El auto D50 no quedó listo hasta el final de la campaña, cuando “Ciccio” lo debutó en el último GP del año, en España y obtuvo la PP y la VR, además de liderar hasta que se retiró en la vuelta 10 con problemas de embrague. En 1955 no tuvieron suerte en Argentina, pero en Mónaco pelearon con los Mercedes y Ascari tomó la punta cuando Moss voló su motor germano, pero metros después se fue al agua y Eugenio Castellotti quedó segundo para los de Turín. Ascari murió días después practicando en Monza y Gianni Lancia se retiró de deporte y vendería la compañía poco después. Castellotti consiguió un D50 prestado para el GP belga logró la PP y sería la última carrera de la marca. Ferrari recibió –por el honor de Italia– los D50 y con ellos Fangio ganaría el título de 1956 y la Scuderiai obtendría cinco triunfos; pero no cuentan para Lancia. De todos modos sus números son impresionantes: 4 GPs, 50% de PPs, 25% de VRs y podios.

El equipo fundado por Wilson, hermano mayor del bicampeón Emerson, en 1974 y se presentó a la primera carrera de 1975 patrocinado por la compañía brasileña Copersucar. Tras un año sin resultados, Emerson dejó McLaren para correr en familia y ahí consiguió todos los puntos de la escuadra hasta 1979, incluyendo un podio en Brasil en 1978 detrás de Mario Andretti en una batalla en la que Emerson brilló. Pero las finanzas se apretaron ante la falta de resultados y en 1979 Copersucar dejó al equipo, que compró los restos de la escuadra Wolf para 1980. Ese año mantuvo a Emerson y trajo a Keke Rosberg al volante, cada uno logró un podio, pero Emerson se retiró a fin de año para dedicarse a dirigirlo. El equipo vino a menos y en 1982 cerró sus puertas tras el último GP del año. Nunca hubo otro equipo brasileño en F1.

Evolucionado de un equipo británico de monoplazas, debutó en F1 en la temporada 1981 aunque no calificó hasta el GP de Italia en septiembre. Para 1983 logró sus primeros puntos y en 1984 con el novato Ayrton Senna al volante logró el podio en la carrera en Mónaco que su fanáticos sostienen debió ganar de no haber sido suspendida por lluvia. En 1985 obtuvo una PP en el GP germano con Teo Fabi, pero el equipo necesitaba un cambio para crecer y fue comprado por la firma Benetton para 1986, cuando consiguió su primer triunfo, ya con el nombre de la marca de ropa. El equipo sobrevive después de muchos cambios de dueño y ahora es Renault F1.

Lee el artículo completo en tu FASTmag de abril, búscala en Sanborns o descárgala gratis en nuestro sitio web.