Compartir

El regreso del FIA WEC a Sebring de 2019 se llevará a cabo el día antes de las tradicionales 12 Horas de los sports cars estadounidenses.

La categoría de endurance anunció este miércoles que las 1000 millas de recorrido (u ocho horas, lo que llegue primero) al histórico circuito de Florida se celebrarán la tarde del viernes 15 de marzo del próximo año, respetando así al evento principal, perteneciente a IMSA, que se disputará el sábado 16. La actividad combinada iniciará el miércoles 13 de marzo.

Este anuncio completa el último pendiente del calendario de la “Super Temporada 2018-2019”, ya que Sebring era la única prueba en no tener fecha definida.

Este es el acuerdo que los dirigentes del WEC e IMSA, junto con los promotores del autódromo, acordaron hace dos semanas, el 18 de marzo, en el que se llegó a diversos puntos, como el hecho de que la categoría europea armará una zona de fosos por separado, adyacente al Ulmann Strait, con el objetivo de permitir una transición más rápida entre las sesiones en pista de los dos campeonatos.

“Todos fueron a la reunión con la disposición de encontrar una solución que trabajó bien para todos nosotros, sabiendo que algo de flexibilidad podría ser requerida de ambos lados, y los puntos clave como el calendario, la línea de fosos y el paddock se acordarían muy rápidamente”, indicó Gérard Neveu, mandamás del WEC, en un comunicado.

La logística para organizar dos competencias de larga duración en un fin de semana tomó varios meses en resolverse; la idea original de Neveu era celebrar la carrera de su Mundial desde la medianoche del domingo 17 de marzo, con 12 horas de recorrido.

A los jefes de IMSA no les agradó la propuesta, ya que les parecía injusto que hubiera dos carreras llamadas “12 Horas de Sebring”, por lo cual se decidió que la prueba del WEC fuera de 1500 millas de distancia; sin embargo, después de la reunión, se optó que esta última iniciara en un horario convencional y no en la madrugada, en cuyo caso se hubieran apresurado actividades como la celebración del pódium de IMSA o la limpieza del trazado.

Ahora, lo que seguirá en la agenda es detallar el calendario completo de eventos, que incluye el acomodo de actividades de divisiones como el Continental Tire Challenge y el IMSA Prototype Challenge, y un posible test previo del WEC.

“Ha habido mucha especulación alrededor del anuncio inicial de este evento combinado, pero siempre creímos que podíamos encontrar soluciones a muchas preguntas y desafíos que necesitaban ser abordadas para ser anfitriones de dos eventos de clase mundial en un fin de semana”, expresó Scott Atherton, Presidente de IMSA.

“Eso es exactamente lo que hicimos. En las semanas y meses siguientes, sabemos que este espíritu de cooperación continuará mientras completamos el proceso de planear lo que promete ser una exhibición si precedente de carreras de endurance de sports cars para los aficionados – y competidores en cada campeonato”.

36 autos representarán al WEC durante la “Super Temporada”, mientras la serie hará su primera visita a Sebring desde su carrera inaugural en 2012, cuando compartieron pista con la extinta American Le Mans Series.