FOTO: John Cote/IMS, LLC Photo

Diez años después de hacer su debut en la carrera, Will Power alcanzó la victoria en las “500 Millas de Indianápolis”.

El australiano superó a Oriol Serviá y a Stefan Wilson en el reinicio final para entregarle a Roger Penske su 17º triunfo en el clásico estadounidense del automovilismo, luego de una jornada plagada de accidentes y diversidad de estrategias.

Power, quien fue parte de la última generación de Champ Car y ganó la última competencia de esa categoría, en 2008, pasó a la IndyCar y se convirtió en una de las referencias en circuitos permanentes, mixtos y temporales; sin embargo, los óvalos eran su Talón de Aquiles, al grado de arruinarle campeonatos por varios años.

Pero el tiempo y la experiencia le permitieron consolidarse en este tipo de pistas y en carreras de 500 millas, al grado de que hoy tiene cuatro triunfos en eventos de esta naturaleza. Tras quedar en segundo lugar en 2015, esta se convirtió en revancha.

Ed Carpenter, Scott Dixon, Alexander Rossi y Ryan Hunter-Reay completaron el Top 5 en lo que se convirtió en un sprint final de locura, ya que Serviá y Wilson intentaron completar las últimas 40 vueltas sin detenerse en fosos; con todo y las banderas amarillas, ni ellos ni Jack Harvey lograron su cometido.

Rossi, quien inició en penúltimo lugar, fue uno de los protagonistas de la carrera al hacer algunos de los rebases más espectaculares, a pesar de que el desgaste de los neumáticos y las dificultades que generaron los nuevos paquetes aerodinámicos.

FOTO: Chris Owens/IMS, LLC Photo

Para Danica Patrick, el de este domingo no fue el mejor día para despedirse. Un accidente con apenas 67 vueltas cumplidas anticipó su despedida de las pistas, después de arrancar en séptimo puesto y mantenerse en la mitad del grupo. 

Helio Castroneves tampoco recordará este día, debido a que también fue víctima de la turbulencia que lo mandó a la pared a 55 giros de la bandera a cuadros. El ganador defensor Takuma Sato, James Davison, Ed Jones, Sébastien Bourdais y Tony Kanaan pasaron por los mismos infortunios.

El mejor latinoamericano fue el colombiano Carlos Muñoz, quien cruzó la meta en séptimo puesto; Zach Claman De Melo, en el coche de Pietro Fittipaldi, fue 19º.

La edición 102 de la Indy 500 tuvo 30 cambios de liderato entre 15 pilotos, siendo Ed Carpenter, quien ganó la PP, el que estuvo más tiempo al frente (65 giros).