Compartir
FOTO: FIA Formula E

La última carrera de la cuarta temporada de la categoría eléctrica reflejó la forma en la que se desarrolló el certamen: con el equipo TECHEETAH ejerciendo superioridad, a la sombra de Audi y Renault.

Parecía que la jornada dominical en Nueva York sería condicionada por el clima, ya que la lluvia apareció en las prácticas y la actividad se suspendió por alrededor de una hora y media, a causa de las tormentas que azotaron el área de Brooklyn; sin embargo, el segundo ePrix del fin de semana inició con sol y a la hora programada, con Sébastien Buemi dándole la última PP al equipo conocido hasta hoy como Renault e.Dams.

VER: Resultados oficiales

Sin embargo, Jean-Eric Vergne le quitó el liderato al suizo, a pesar de jugar con el reglamento, ya que no fue sancionado por iniciar su marcha momentos antes de que las luces del semáforo se apagaran. Su coequipero André Lotterer, quien también superó a Buemi en la vuelta inicial, no corrió con la misma fortuna, ya que recibió una sanción de 10 segundos por una situación similar.

Aunque el inicio de la carrera no tuvo incidentes, éstos aparecieron en el quinto giro, cuando José María López abandonó por una suspensión rota, mientras su coequipero Jerome D’Ambrosio fue impactado por Luca Filippi cuando éste fue golpeado por Antonio Félix Da Costa en la Curva 11.

Los autos varados de Dragon Racing generaron la aparición de una bandera amarilla encadenada, en tanto que el portugués fue penalizado con un “pase y siga” de 10 segundos.

Tras el reinicio, Vergne mantuvo distancia sobre Buemi, pero cuando éste fue rebasado por Lucas Di Grassi, fue el brasileño quien ejerció presión sobre el flamante campeón de la categoría a lo largo de la segunda mitad del recorrido, aunque nunca logró ejecutar el rebase de la victoria. Su diferencia al cruzar la meta fue de apenas medio segundo.

Daniel Abt completó el podio, gracias al par de adelantamientos que hizo sobre Buemi desde antes de su cambio de vehículo y hasta que faltaron 16 giros para la conclusión. El resultado de sus dos pilotos, sumado con el noveno sitio de Lotterer, le dio a Audi el Campeonato de Constructores con 264 puntos, dos más que TECHEETAH.

Además, Di Grassi le robó el subcampeonato a Sam Bird, quien desapareció a lo largo del fin de semana y llegó en décima plaza. El ahora ex campeón de la serie totalizó 144 unidades, contra las 143 del británico.

La euforia de Allan McNish fue más que entendible, considerando que la primeras carreras de la fábrica alemana fueron de pesadilla, ya que los primeros puntos de Di Grassi llegaron hasta México, la quinta fecha del calendario, en tanto que Abt fue descalificado en Hong Kong y su desempeño fue irregular; sin embargo, cuatro triunfos entre ambos los catapultaron en el torneo, con siete podios para el sudamericano en las últimas siete fechas.

Buemi y Felix Rosenqvist completaron los primeros cinco lugares; el sueco terminó una campaña irregular, en la que alcanzó a liderar la puntuación pero que no emuló su nivel de competitividad en la segunda mitad del campeonato.

Mitch Evans y Nelson Piquet concluyeron en sexto y séptimo, dándole a Jaguar un notable cierre de campaña que incluyó un podio y una PP, llevándolo al sexto lugar entre los equipos. Nick Heidfeld, Lotterer y Bird completaron la zona de puntos.

Quince pilotos quedaron dentro de la clasificación final; además de López, D’Ambrosio y Filippi, Maro Engel y Tom Dillmann completaron la lista de abandonos, en la 45º carrera de la Fórmula E y última con el monoplaza Spark SRT-01E.

La quinta temporada, en la que debutará el nuevo chasis del fabricante francés, iniciará el 15 de diciembre en Riad, Arabia Saudita.