Compartir

Toyota y Mazda confirmaron su participación en una sociedad a largo plazo en la que compartirán la tecnología del tren motriz. La estrategia de los fabricantes nipones está diseñada para reducir costos de desarrollo y cumplir la legislación sobre emisiones cada vez más estricta.

Se entiende que Toyota compartirá su tecnología de pilas de combustible e híbridos enchufables, mientras que Mazda aportará su gama de motores SkyActiv. Otras áreas del acuerdo incluyen la investigación de una tecnología nueva de seguridad avanzada. Toyota comentó: “Al hacer uso de los recursos de ambas compañías para complementar y fortalecer las tecnologías de cada empresa, la sociedad resultará en autos más atractivos que cumplan con las necesidades de los clientes de todo el mundo”.

Desde hace tiempo, Mazda ha buscado tener su propio vehículo impulsado con pilas de combustible, mientras que Toyota comenzó a trabajar en el Mirai FCV nuevo que saldrá a la venta este mismo año. Compartir los gastos beneficiará a ambas marcas, dando economías de escala a esta tecnología emergente muy costosa.

Las dos empresas ya trabajan conjuntamente; Toyota produce el Scion iA, un rediseño de la versión sedán del Mazda 2, mientras el Yaris próximo estará basado en el Mazda 2 de compuerta trasera. Toyota ya tiene un acuerdo en curso con BMW que presentará versiones nuevas del Supra y Z4 en un futuro cercano.