Compartir

El cerebro detrás del sistema de propulsión híbrido LMP1 de Toyota en el Campeonato Mundial de Resistencia (WEC), Hisatake Murata ha sido promovido de su posición como gerente general de desarrollo de autos para convertirse en presidente de Toyota Motorsport GmbH en Colonia, la máxima categoría de la compañía.

Murata dijo: “Estoy orgulloso de tomar este nuevo rol en TMG. Desde el comienzo de nuestro proyecto híbrido LMP1, he construido una fuerte relación con los miembros de TMG, así que estoy deseando trabajar juntos aún más de cerca a medida que avanzamos para tener éxito en todas las áreas”.

Los cambios de gestión en TMG se producen en un momento en que el futuro del WEC es incierto, tras la decisión de Porsche de retirarse. Toyota tiene un firme compromiso de competir en LMP1 en 2018, pero ha reconocido que lo hicieron pensando que tendrían competencia.

Murata tiene una larga historia en el automovilismo en Toyota desde finales de 1980. Trabajó en sus programas del Grupo C, CART e IndyCar antes de encabezar el proyecto híbrido que le dio la entrada al WEC.