Compartir

Esta cuarta generación estrena plataforma, la cual mantiene inalterado el esquema MacPherson adelante, pero ahora con doble horquilla en el tren posterior. Esta nueva arquitectura y una mayor anchura prometen un mejor desempeño dinámico, más satisfactorio de acuerdo con Toyota. Mecánicamente sigue con su motor 1.8 litros, que junto al motor eléctrico entrega un total de 121 HP. Las baterías pueden ser de níquel hidruro-metálico (NiNM) o de iones de litio. Con ésta última se consiguen todavía mejores consumos pues el coche es hasta 30 kg más ligero.