Compartir
FOTO: Andrew Ferraro/LAT/Formula E Media

Llegó la era de la renovación total en la Fórmula E. Mientras concluye la cuarta temporada de su historia, también se jubila el monoplaza que produjo Spark Racing Technology que apareció en aquel verano de 2014.

El modelo SRT-01E se despedirá este domingo, cuando concluya el ePrix de Nueva York, para darle paso a la nueva generación de monoplazas de la misma constructora francesa desde el mes de diciembre.

“La serie ha progresado rápidamente desde una idea en una servilleta hasta una de las categorías más innovadoras y competitivas en el deporte motor”, recordó Alejandro Agag, fundador de la serie. “Al inicio, no teníamos equipos o pilotos, ni siquiera un auto”.

“Mientras nos acercamos a la última carrera de la temporada, esto marca el fin de una era y la última vez que veremos esta combinación de auto y batería compitiendo en pista”.

 

Al terminar la jornada en la ciudad estadounidense, habrán sido 45 competencias las que este auto haya participado durante casi cuatro años; en total, los coches sumarán casi 400 mil kilómetros recorridos en las diferentes ciudades y/o pistas de cuatro

Lucas di Grassi fue el primer ganador de la Fórmula E y ha estado en todas las carreras de la serie (FOTO: Andrew Ferraro / LAT / FE)

continentes, superando la distancia de la Tierra a la Luna.

El uso de las baterías producidas por Williams Advanced Engineering, también llega a su conclusión, después de cuatro años de ser el proveedor de la categoría y conseguir múltiples condecoraciones relacionadas con la innovación, ante lo novedoso que ha resultado para la industria y eficiente en las carreras. Desde diciembre, será McLaren la nueva encargada de esta tecnología.

“Estamos orgullosos de haber jugado un rol clave en la Fórmula E, tomando el campeonato desde su concepción hasta su posición hoy como una serie de autos respetada y apasionadamente apoyada a nivel global”, indicó Craig Wilson, Director de Williams Advanced Engineering.

“En circunstancias desafiantes en pistas duras y con colisiones de carrera, las baterías han probado por sí mismas en términos de alto rendimiento y seguridad. Esas son lecciones que aplicaremos en el camino con nuestros clientes de fabricación automotriz, entregando transporte sustentable del futuro para el mercado masivo, así como los fundadores de Fórmula E lo visualizaron”.

El auto de la Fórmula E habrá producido cuatro campeones diferentes en estos cuatro años, independientemente de quién se convierta en monarca este fin de semana (Nelson Piquet alzó la corona en 2014-15, Sebastien Buemi en 2015-16 y Lucas Di Grassi en 2016-17).

57 pilotos participaron en al menos un ePrix, incluyendo a los mexicanos Salvador Durán y Esteban Gutiérrez; antes de Nueva York, Buemi encabeza los rankings de victorias (12), PP (nueve), vueltas rápidas (siete) y lideradas (403), en tanto que Di Grassi subió al podio 25 veces. El suizo y el brasileño obtuvieron el FanBoost, el sistema de potencia extra obtenido mediante el voto del público, en 24 ocasiones.