FOTO: Paul Wuthe/Kathpress

Este miércoles, los familiares y amigos más cercanos de Niki Lauda le dieron el último adiós en la Catedral de San Esteban en Viena, nueve días después del fallecimiento del tricampeón de Fórmula Uno.

Varias personalidades de la categoría máxima, que incluyeron a Helmut Marko, Christian Horner, Mattia Binotto, Gunther Steiner, Otmar Szafnauer y Claire Williams, asistieron a la ceremonia, junto con las figuras de la escudería Mercedes, de la que fue parte desde 2012: Lewis Hamilton, Valtteri Bottas y Toto Wolff.

El presidente de Austria, Alexander Van der Bellen, el actor y ex gobernador de California, Arnold Schwarzenegger, y Daniel Bruhl, el actor que lo interpretó en la película “Rush”, también acudieron, uniéndose a una cantidad significativa de pilotos y ex pilotos de Fórmula Uno, incluyendo a Arturo Merzario, uno de los que rescataron a Lauda en el accidente que sufrió en Nurburgring en 1976,

“Era una estrella modesta, humilde y brillante entre los pilotos de carreras”, expresó Toni Faber, sacerdote de la Catedral, a la agencia de noticias APA antes de los servicios. “Él tenía sentido del humor, era realista, estaba orientado a los objetivos y no tenía sentido”.