Compartir
FOTO: WEC

La FIA aprobó el reglamento técnico que WEC propuso para el periodo 2020-2025, en el que se reemplazarán los prototipos actuales de la clase LMP1 por los denominados “Hiperautos”.

Este miércoles, en el último Consejo Mundial de Deporte Motor del año, que se celebró en San Petersburgo, Rusia, se oficializó la llegada de estos vehículos para septiembre de 2020, los cuales se caracterizan por tener un concepto innovador de “ventana de desempeño”, y cuyo objetivo es crear competitividad entre cada diseño.

El reglamento incluye un control de costos al invertir en el área aerodinámica, con el fin de que el desempeño no comprometa el diseño de la carrocería, además de que su diseño debe ser fácilmente identificado con una marca icónica; se espera que el presupuesto de dos autos no exceda los 20 millones de euros por temporada.

Además, se obliga a los equipos a que tanto el motor de combustión interna (con máximo de 520kW) y el sistema de recuperación de energía en los ejes delanteros (200kW de potencia) se base en unidades destinadas para los autos deportivos de producción en serie homologados para su uso en las calles.

El control de costos incluye un periodo de homologación de cinco años, así como limitaciones en partes específicas por temporada, pruebas, neumáticos y personal presente para dichas pruebas. Al menos 25 autos equipados con el motor y 25 con el sistema híbrido deberán producirse para el final de año, después de la primera temporada en la que se utilicen.

Por otra parte, una marca o constructora podrá homologar dos diseños diferentes y también se le permitirán cinco “comodines” para poder hacer mejoras en este periodo.

El nombre de esta nueva categoría se anunciará en el día de Año Nuevo, siendo elegido por voto popular.