Compartir

Sin descanso como es habitual, Daniel Suárez se enfila esta semana hacia Bristol con la misión de olvidar el mal rato vivido en Michigan, donde un percance le despojó de una gran racha de cuatro top-10 consecutivos en la NASCAR Cup Series.

 El piloto Telcel se encontraba, sin duda, en su mejor momento de la temporada, luego de conquistar su primer top-3 en su año de novato y sumar una serie de sólidas carreras, que le permitían aspirar a un nuevo éxito en Michigan.

 Sin embargo, Kasey Kahne se atravesó en el camino del regiomontano, al provocar una violenta colisión que le relegó hasta el sitio 37 luego de abandonar la competencia.

 El incidente tuvo sus consecuencias en la tabla del Novato del Año, ya que Erik Jones respondió muy bien al finalizar en tercero para llegar a 217 puntos en este rubro, contra 224 de Daniel, que aún es líder.

Ahora es el turno del Bristol Motor Speedway, conocido como “El último gran coliseo”, un pequeño óvalo de media milla (857 metros) que, sin duda, representa un reto mayúsculo para toda la parrilla, ya que el tráfico se anticipa muy intenso. No faltarán, seguramente, banderas de precaución.