Compartir

POR VICTOR ORTIZ

Uno de los lanzamientos estrella en Ginebra fue el Lamborghini Centenario, un modelo de producción limitada a tan sólo 40 ejemplares, 20 coupés y 20 convertibles, llamado así por conmemorar 100 años del nacimiento de su fundador, Ferruccio Lamborghini. Tiene un precio de 1.75 millones de euros (más impuestos), aunque de acuerdo con la marca de Sant’Agata, ya están todos vendidos por adelantado.

Este modelo agresivo y muy estilizado monta el motor V12 de 6.5 litros, el atmosférico más potente en la historia de la marca, con 770 caballos. Esta cifra le permite ir de 0 a 100 kph en apenas 2.8 segundos, así como un 0 a 300 en 23.5 segundos, hasta sobrepasar, según Lamborghini, “350 kph”. Este propulsor es básicamente el mismo que llevan modelos como el Aventador y el Veneno, pero retocado para poder girar a 8,600 rpm, un leve incremento de 250 vueltas más que sus hermanos mencionados.

Una de sus novedades es que estrena un sistema de dirección en las cuatro ruedas, similar al que introdujo Porsche el año pasado en algunas versiones del 911. Con esto se incrementa la agilidad y maniobrabilidad a baja velocidad, pues se reduce significativamente el diámetro de giro cuando las ruedas traseras giran en sentido opuesto a las delanteras. Por el contrario, a velocidad elevada giran en la misma dirección que las delanteras para ofrecer un manejo más preciso.

LamboCente3

La suspensión equipa amortiguadores magnetoreológicos de dureza variable, que se ajustan dependiendo del modo de conducción que se elija: Strada, Sport y Corsa o sea, Calle, Deportivo y Pista. Sus frenos incorporan discos de compuesto carbonocerámico y se anuncia una distancia de frenado de 30 metros para pasar de 100 a 0 kph, prácticamente idéntica a la del Aventador SV.

Su chasis está fabricado enteramente en fibra de carbono, lo mismo que la carrocería. Con 4.92 metros de largo, casi 2 de ancho, y apenas 1.14 de altura, es el Lamborghini de mayor tamaño en la gama actual, además de tener un peso en seco de 1,520 kg. Monta Pirelli PZero de 20 pulgadas adelante y 21 atrás, con rines de sistema de tuerca central en lugar de los de birlos convencionales.

En el interior todo está recubierto de piel, Alcántara y fibra de carbono, con asientos de cubo. Destaca en la consola central una pantalla táctil de 26 cm desde la que se puede controlar el sistema multimedia que ofrece conectividad a Apple CarPlay. Ahí se puede navegar por internet y hacer uso de telemetría para medir diferentes parámetros de manejo en pista y carretera. En la cajuela hay espacio suficiente para guardar un par de cascos, y se pueden montar opcionalmente un par de cámaras a bordo para grabar recorridos y pruebas.

LamboCente2