Compartir

Por primera vez desde su regreso como escudería oficial, hace un par de años, Renault metió a sus dos autos a la zona de puntos en un mismo Gran Premio de Fórmula 1.

Con los problemas de confiabilidad del motor RE18 bajo control y el desarrollo de su modelo RS18 con rumbo positivo, Nico Hulkenberg y Carlos Sainz no se conforman con las siete unidades que le dieron a la casa de Enstone en Australia, por lo que viajan a Bahrein para consolidar su status dentro de la lucha cerrada entre los equipos de media tabla.

“De mi lado, me sentí más confiado con el auto mientras las sesiones transcurrieron, y estoy confiado en que hay todavía más configuraciones que explorar”, compartió el español, respecto a su décimo lugar en Melbourne, el cual consiguió a pesar de un problema con su sistema de hidratación.

“Sumar puntos en el primer Gran Premio del año siempre es importante y el ritmo estaba ahí, así que no puedo esperar para meterme al auto en Bahrein”.

Sainz logró mantener su “invicto” en el circuito de Melbourne, donde ha conseguido resultados en el Top 10 en sus cuatro participaciones; además, su performance en clasificaciones continúa siendo consistente, al avanzar a la fase final de dichas sesiones en cuatro de sus cinco arranques con la fábrica francesa.

La siguiente estación es Bahrein, un circuito que describe como complicado, ante el poco tiempo de pista habilitada en el horario nocturno y porque la combinación de variables externas, como el viento y la arena, exige un rendimiento importante en los autos.

Con todo y complicaciones de salud en plena carrera, Sainz sumó un punto en Melbourne.

“Puede ser duro en el sistema de frenado, y algunos puntos de frenada cambian ligeramente a lo largo del fin de semana, debido a los tiempos de las sesiones”, describió. “Nosotros tomamos referencias de la Práctica Libre 2, lo cual es muy importante, ya que es la única sesión representativa de las condiciones de carrera”.

“En general, es una vuelta estándar con algunas curvas rápidas y rectas largas, lo que debe traer oportunidades de rebase. Las Curvas 9-10 son las más difíciles del circuito. De hecho, podría ser una de las secuencias más desafiantes de la temporada, ya que tienes que frenar y girar al mismo tiempo, haciendo fácil el bloqueo (de ruedas)”.

“La Curva 12 es interesante, porque en una vuelta puedes ir a fondo ahí si el viento está de tu lado, pero cuando intentas lo mismo en la siguiente vuelta y es imposible, es por el cambio en la dirección del viento. La Curva 1 es un buen lugar de rebases en los frenos”.

Sainz busca completar el Gran Premio de Bahrein por primera vez. Un accidente con Lance Stroll el año pasado, junto con fallas mecánicas en 2015 y 2016, le impidieron ver la bandera a cuadros cuando era integrante de Toro Rosso, pero con un auto mejor equipado y con potencial como el RS18, esta situación podría cambiar.