Hoy en día existen reconocidos ingenieros cuyas creaciones son despliegues de ingenio, creatividad y expresión. Algunas formas de los autos modernos tienen tal sutileza que son dignos representantes de arte dentro de un museo. JJ Seguí nos habla de esta combinación del trabajo de los artistas y la pista

¿Qué tipo de arte
 es compatible con el mundo del deporte motor?

Morgan LMP2, 2013 de OAK Racing Escultura por Fernando Costa
Morgan LMP2, 2013 de OAK Racing
Escultura por Fernando Costa

Cuando la forma de llevar a la perfección un trabajo
 es tal que tiene que ser reconocido como arte. Hoy en día, hay equipos enteros encargados de ingeniarse una estrategia para una
 carrera, la que al ejecutarse con precisión haga que el auto termine adelante
 de su competencia. Otro ejemplo es el departamento legal que puede entender
a tal punto la regla que puede cumplir con el reglamento pero sacando ventaja de
 la regla. Más reconocido es el caso de los diseñadores encargados de la aerodinámica del auto, cuya tarea principal es crear superficies de bajo peso sin perder las propiedades requeridas para enfriar los componentes internos de los autos de carreras y generar la suficiente fuerza aerodinámica para mantener el auto en la pista cuando cambia de dirección.

En el mundo del automovilismo los autos tradicionalmente comenzaron con transmitir la nacionalidad del constructor del vehículo con los colores de la bandera en la carrocería. Cuando el mundo voltea los ojos a las carreras y las marcas pagan por el espacio para publicitar su producto, los autos de carreras se convirtieron en pancartas móviles. Ahora es imposible imaginarlos sin el apoyo de un patrocinador que lleve la bandera de un producto.

Audi R8, 2000  "Crocodile Dindo"
Audi R8, 2000
“Crocodile Dindo”

Entonces ¿cómo nace el concepto de fusionar un vehículo que fue creado para las pistas con la influencia de un artista?

Este concepto denominado “Art Car” ha sido explotado por firmas como BMW con artistas de la talla de Andy Warhol, Roy Lichtenstein, Jenny Holzer y Jeff Koons. BMW ha producido 17 autos que han competido en las 24 Horas de Le Mans. Todo inicio con la idea de Herve Poulain que entre su trabajo (subastas) y su pasión (carreras) logró convencer al artista Alexander Calder y a Joachen Neerpasch (cabeza de BMW Sport) de crear un BMW 3.0 CSL para Le Mans 1975. En ese entonces el artista tenía un lienzo de aluminio, hoy en día los autos son pintados sobre una carrocería de fibra de carbono.

Porsche 911 GT3, 2006 del equipo Flying Lizard Por Troy Lee
Porsche 911 GT3, 2006 del equipo Flying Lizard
Por Troy Lee


¿Qué tiene de interesante un auto que fue creado para competir y lo pintó un artista?

Es producto del esfuerzo entre la ingeniería y la libertad de un artista conjuntados en un auto único que corre el riesgo de perderse por completo al competir en una carrera. Poder ser reconocido fácilmente es un aliciente para las marcas, así como generar empatía de personas que no tienen el automovilismo como interés principal.

En 2013, cuando Le Mans cumple su 90 aniversario, el prototipo Morgan LMP2 de Oak Racing continúa con esta tradición del Art Car.

BMW M1, 1979 Por Andy Warhol
BMW M1, 1979
Por Andy Warhol

Algunos de los autos más famosos vueltos obra de arte son:

2013: OAK Racing (artista Fernando Costa) marca Morgan
2010: BMW Motosport (artista Jeff Koons) marca BMW
2007: Flying lyzard (artista Troy Lee) marca Porsche
1999: BMW V12 LMR (artista Jenny Holzer) marca BMW
1979: BMW M1 (artista Andy Warhol) marca BMW
1975: BMW 3.0 CSL (artista Alexander Calder) marca BMW