Compartir
FOTO: Audi Sport

Se encendió Rene Rast en la parte final del campeonato del DTM, aunque quizá sea tarde para revalidar su corona. El alemán ganó la primera carrera del fin de semana en Austria, en la primera “barrida” de Audi en un podio en este año.

La jornada parecía en favor de Dani Juncadella, quien arrancó en la PP, perdió el liderato ante Mike Rockenfeller tras la primera neutralización, aunque le devolvió el favor al alemán a la mitad del recorrido, separándose de sus rivales hasta que Timo Glock se quedó detenido con seis minutos restantes que se generó la segunda aparición del Auto de Seguridad.

En el reinicio “estilo Indy”, Juncadella aceleró anticipadamente y fue penalizado con 30 segundos mientras iniciaba la última vuelta. Rast, quien arrancó en noveno, había tenido poco avance en la carrera, al grado de perder terreno tras una batalla con Marco Wittmann y reiniciar en sexto sitio, detrás de Nico Muller y Paul Di Resta.

Sin embargo, en el sprint final de tres minutos en el que se vio una locura en el pelotón con rebases y contactos múltiples, el campeón aprovechó un mal reinicio de Wittmann para ascender a cuarto detrás detrás de sus coequiperos; al saber del castigo al líder, Audi le ordenó a Muller y a Rockenfeller dejar pasar al auto No. 33, sin perder el 1-2-3.

En cuarto lugar llegó Di Resta, mientras su rival directo por el título, Gary Paffett, luchó de nueva cuenta contra la adversidad para salvar la décima ubicación. El británico de Mercedes evitó el incidente que causaron Philipp Eng y Robin Frijns en el arranque, pero al tener que bajar la velocidad, cayó al final del grupo.

Paffett no pudo recuperar terreno, al manejar en gran parte de la carrera en 15º ubicación hasta que el abandono de Glock y la locura del final le permitieron sumar un punto al finalizar en décimo.

Con solo tres carreras por disputarse, Di Resta retomó el liderato al sumar 216 puntos, nueve más que Paffett y con 42 de ventaja sobre Rast, quien necesita terminar a no más de 56 unidades del británico al concluir el domingo, si quiere mantener su posibilidad de conseguir el bicampeonato. 

Sébastien Ogier debutó en la categoría con un 12º lugar en el resultado. El campeón vigente del WRC corrió en la parte final del pelotón hasta el reinicio, aunque las sanciones a Juncadella y a Edoardo Mortara, junto con una salida de pista de Pascal Wehrlein, le permitieron ascender en el resultado.