FOTO: Mark Sutton for Pirelli Motorsport

Luego de su primera jornada de trabajo en pista, Kimi Raikkönen asegura que Sauber tiene todo lo necesario para construir un “gran” auto de Fórmula 1 para el Mundial de 2019.

El regreso del finlandés a la fábrica de Hinwil no es únicamente por el gusto para continuar en la Categoría Máxima. Después de terminar en 10° posición en los Mundiales de Constructores de 2016 y 2017, el desarrollo de su monoplaza y los resultados tanto de Charles Leclerc como de Marcus Ericsson, le permitieron al equipo ascender dos posiciones en la clasificación general con 48 puntos, su mayor cantidad desde 2013.

Raikkönen probó el monoplaza C37 en Abu Dabi, a finales de noviembre, concluyendo que el potencial para ser aún más competitivo y corregir algunos errores básicos en 2019.

“Estoy emocionado”, comentó. “Es diferente obviamente, ya que he estado en el equipo antes (en 2001), pero hay mucha gente diferente ahora. Ellos tienen todas las herramientas – ellos tienen un gran túnel de viento y ellos tienen todo para construir un gran auto”.

“Tenemos un motor Ferrari, así que sabemos lo que vamos a obtener. No veo razón por la que no podamos hacer un buen trabajo sobre esto. Lo veremos este año”.

Esto lo dijo durante la ronda de conferencias de prensa que se realizaron este viernes, antes de la Gala de Premios de la FIA en San Petersburgo, Rusia, donde también indicó haber identificado sensaciones parecidas con el SF71H de Ferrari con el que consiguió la victoria en el GP estadounidense y 12 podios, la mayor cantidad en un año desde que se coronó en 2007.

En general, y a pesar de solo experimentar con los compuestos de neumáticos que Pirelli desarrolló para 2019, Raikkönen describió su prueba como “buena”.