Compartir

El Grupo de Estrategia de la Fórmula Uno y la Comisión de F1 aprobaron un plan para prohibir las alas T y las aletas de tiburón para el 2018.

Algunos diseñadores inicialmente se resistieron a incorporarlas por razones estéticas, pero los beneficios en carga aerodinámica y manejo eran evidentes.

Las normas nuevas prohíben específicamente que haya partes de carrocería sobre la tapa del motor.

Por ahora las alas T se quedan, hay seis equipos que las tienen equipadas –aunque ese número podría aumentar en el Gran Premio de España del mes próximo, cuando los equipos traigan sus paquetes de actualizaciones más grandes–.