Los pilotos han manifestado su preocupación ante los cambios que se implementaron a los autos este 2017 y es que durante el Gran Premio de Australia varios argumentaron que les resultó bastante complicado rebasar, a pesar de ser veloces en la pista.

“La turbulencia del auto es enorme, por lo que adelantar es casi imposible, pude haber ido más rápido, pero jamás lo hubiera logrado”, indicó Nico Hulkenberg cuando se le preguntó sobre el tema.

Por su parte, Sergio “Checo” Pérez también manifestó su punto de vista: “es más difícil rebasar porque tienes distancias de freno más cortas, zonas de agarre más cortas y menos degradación”.

Lewis Hamilton, en tanto,  dijo que el problema de rebase “está peor que nunca” y teme que se mantenga igual para lo que resta de la temporada.